Agreal se vende en 30 países pese a su retirada

La Asociación de Enfermas del Agreal de España ha contactado durante estos últimos meses con mujeres víctimas del fármaco fabricado por el laboratorio Sanofi-Aventis que viven en países de América Latina. Pese a que hace ya tiempo que fue retirado del mercado en toda Europa este peligroso preparado se comercializa en todos los países latinoamericanos excepto en Colombia.
 “Hemos escrito a numerosos ministerios de salud de aquellos países pero no lo han retirado, pero sólo el colombiano lo ha retirado por la inminente llegada de posibles denuncias millonarias hacia el laboratorio”, comentan estas mujeres. Los contactos también se han extendido a Francia, cuyas víctimas llevan dos años movilizándose para ser atendidas de las secuelas sufridas. Pero, como explican estas personas todavía se venden Agreal en 30 países.
 
“Queremos alertar a todas las mujeres de los países que comercializan Agreal. Intentamos salvar a tantas mujeres de tomar esta droga dura que nos ha traído un presente muy duro y un futuro incierto”, comenta una portavoz de la Asociación de Enfermas del Agreal de España.
 

Algunos nombres con los que se comercializa el preparado en distintos países son: Agradil, Veralipril, Aclimafel o Faltium. El principio activo es veraliprida y en España se retiró en septiembre de 2005.

 
Agreal fue prescrito durante casi tres décadas para paliar los sofocos de la menopausia es un potente neuroléptico causante de enfermedades como parkinson, diskinesias tardías, síndromes extrapiramidales, depresión mayor, acatisia, rigidez muscular, temblor esencial, síndrome de abstinencia, demencia con cuerpos de Lewy, etc, comentan las afectadas. Todas estas dolencias están relacionadas con el sistema nervioso central y en los prospectos del preparado no se advertía de su posible relación con el fármaco, “a pesar de haber estudios desde 1952 y habiendo sido utilizado en sus principios como antipsicótico”, apostillan sus víctimas.

En septiembre de 2005, como hemos explicado, la Agencia Española del Medicamento ordenó su retirada del mercado pero en 2007 rectificó diciendo que el factor beneficio-riesgo era positivo. “Bajo petición nuestra, la Agencia Europea del Medicamento y la Comisión Europea ordenaron en julio de 2007 su retirada de la Unión Europea por efectos adversos severos e irreversibles”, concluyen desde la Asociación de Enfermas por la droga.
Anuncios

Carpe diem: 100% Totalitarismo Global Corporativo

Pues sí amigos, los conspiradores tóxicos entrarán una vez más en escena, juntos y revueltos. Rafael Carrasco, Miguel Jara y Joaquín Vidal, estarán el próximo sábado, día 1 de marzo, invitados por la Secretaría de Medio Ambiente del sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.), en Ávila. Allí presentarán su libro CONSPIRACIONES TÓXICAS: Cómo atentan contra nuestra salud y el medio ambiente los grupos empresariales (Martínez Roca, 2007). Será a las 12:00 horas de la mañana, en el salón de actos del Monasterio de Santa Ana (Pasaje del Cister 1).
¿Quién gobierna en realidad en Europa y en los países que componen la Unión Europea? ¿Son independientes las decisiones que toman los políticos o están influidas por los intereses empresariales? ¿Hasta qué punto?
 
Estamos en plena campaña electoral y conviene hacerse preguntas que trasciendan el espacio de realidad más cercano, el que solemos conocer influidos por los medios de comunicación al uso. Pero, ¿existen realidades que pasan desapercibidas para la población? ¿deben estar tranquilos los ciudadanos al dejar el poder en manos de sus representantes políticos?
 
Estas y otras muchas cuestiones serán planteadas el sábado y puede que nos llevemos algua sorpresa, seguro que será así. Carrasco, Jara y Vidal, arrojan luz sobre el enorme poder que han acumulado los sectores económicos que “triunfan” en y sobre el planeta. Demuestran que muchos políticos sirven como correa de transmisión de la misión, valga la redundancia, que tienen establecida los grupos de presión empresarial o lobbies industriales: conseguir que sus intereses económicos prevalezcan por encima de las necesidades ciudadanas. Incluso atentando contra la salud humana y la naturaleza que nos acoge.
 
Inmensos bosques autóctonos rodean a Ávila por su flanco sur. La Sierra de Guadarrama, el Valle de Enmedio, donde inmensas extensiones arbóreas conforman los pinares de Peguerinos o Las Navas del Marqués, coexisten con especuladores urbanísticos y otra fauna. Joaquín Vidal expondrá quiénes están negociando con los bosques, con el ladrillo o con el agua.
 
Rafael Carrasco apuntará más lejos y contará cómo se están impulsando los alimentos transgénicos en los supermercados o los 104.000 productos químicos tóxicos que están presentes en el medio natural.
 
Miguel Jara explicará en qué consiste el mayor experimento de la historia y sus impactos: la telefonía móvil y la contaminación electromagnética que ofrece; radiaciones mortales impulsadas por el lobby tecnocrático. También tratará sobre cómo el lobby nuclear intenta y, en demasiadas ocasiones consigue, manipular al Consejo de Seguridad Nuclear, la institución que supuestamente vela por la seguridad ciudadana ante el peligro atómico.
 
Jara, como viene siendo habitual desde hace un año en que se publicó su libro TRAFICANTES DE SALUD: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad (Icaria Editorial, 2007), también explicará cómo ha conseguido la industria farmacéutica ser el sector económico legal más rentable del planeta. Sus revelaciones asegura que no dejarán impasibles nadie.
 
Durante los últimos años, múltiples voces advierten sobre el inmenso poder que han acumulado alrededor de un par de cientos de empresas que, sin haber sido elegidas de manera democrática, gobiernan de facto la vida de la mayor parte de los ciudadanos del mundo. Los libros de estos tres autores aportan más datos y argumentos al debate. Tanto Conspiraciones tóxicas como Traficantes de salud son testimonios únicos: hasta ahora nadie había podido o querido tratar a fondo la Cara B del modelo social que vivimos en los campos en los que ellos han trabajado.
 
Más información: Carlos Tomás Rodríguez Martín (Secretario de Medio Ambiente de la Unión Sindical de CC.OO. de Ávila): +34 670 755 952.

Made in Extremadura: la chatarra y la memoria

Uno no sabe muy bien si es la chatarra la que no tiene memoria o es la memoria la que tiene cantidad de chatarra. Lo cierto es que no deja de impresionarme el informe que han elaborado parte de los opositores a la construcción de una refinería de petróleos en Extremadura. Pura investigación con el objetivo de informar sobre la trayectoria del promotor del proyecto, el empresario más poderoso de la región extremeña, Alfonso Gallardo (AG). Extenso, científico, riguroso, básico para conocer el trasfondo de un proyecto nocivo para la salud de los extremeños y para su medio natural.
 
Alfonso Gallardo, el empresario número 1 de Extremadura por su volúmen de facturación
 
La refinería petroquímica que la Junta de Extremadura quiere ofrecer en el altar de las ofrendas a los intereses privados es un proyecto que, de salir adelante, pondrá la pica globalizadora en el flandes agroextremeño. La refinería Balboa, como se denomina la iniciativa, supondrá un cambio cultural definitivo para adaptar la tierra con los mayores valores ecológicos de toda Europa y parte del mundo, Extremadura, al modelo económico que ha acabado con buena parte de la esencia, autenticidad y dignidad de tantos pueblos.

Un portavoz de los opositores al proyecto de refinería petroquímica en Tierra de Barros ofrece a la prensa el informe sobre Alfonso Gallardo

El informe de la Plataforma Ciudadana Refinería No, que estrena organización hermana en la Asociación de Afectados por Gallardo, se basa en gran parte en fuentes informativas oficiales como sentencias de los tribunales de Justicia, boletines oficiales, diarios oficiales, registros mercantiles o actas de la Asamblea de Extremadura. También se apoya en hemerotecas y trabajos periodísticos ya publicados sobre el empresario para desmontar de un plumazo la imagen que ofrece, la mayor parte de los medios de comunicación -sobre todo extremeños- de Alfonso Gallardo. De un modo hagiográfico, las plumas pesebristas pintan a AG como un empresario modélico, enamorado de su tierra, extremeño de pro, industrial repestuoso con el medio ambiente, panacea de la economía extremeña y referente industrial para el crecimiento económico de Extremadura.

Última asamblea de la Plataforma Ciudadana Refinería No

El contundente trabajo de estos extremeños de raza que difunden el mencionado documento, obliga al menos desde el punto de vista moral a un posicionamiento claro de todos los habitantes de Extremadura: o se trabaja con la tierra o se trabaja contra ella y todo lo que se mueve sobre su bello y necesario perfil.

Con tu salud no se juega

Hace unos días Antoni Esteve, presidente de Farmaindustria -la patronal de los laboratorios farmacéuticos que operan en España-, recibió una visita muy especial. Se trataba de un equipo de periodistas que están rodando un documental sobre la manipulación que, según ellos, está sufriendo el sistema de suministro de medicamentos español a manos de las grandes multinacionales farmacéuticas.
 El interés de la patronal por el tema es máximo, lo demuestra que fuera su primer espada el que lidiara, si me permiten el simil taurino, con este asunto y las incómodas preguntas de sus invitados. Los representantes de la industria también mostraron interés en algo que se salía del guión: Beatriz Lozano, del Departamento de Comunicación de Farmaindustria, preguntó a estos documentalistas si entrevistarían para su trabajo audiovisual a Miguel Jara. Al parecer en todas las capas del sector sanitario existe curiosidad por conocer qué cuenta este autor en sus libros Traficantes de salud y Conspiraciones tóxicas.
En nuestro sistema sanitario, como saben, está garantizado por Ley el abastecimiento de medicamentos de todas las farmacias, de modo que incluso los habitantes de las comarcas más remotas puedan disponer de una farmacia cercana y bien surtida a la que acudir en caso de necesidad.
 

Pero ciertas decisiones empresariales, que buscan el enriquecimiento de los grandes laboratorios a cualquier precio, están produciendo un desabastecimiento de fármacos en las boticas. Por ello acaba de nacer la plataforma ¡Con mi salud no se juega!, que advierte que “las presiones de ciertas compañías farmacéuticas son la causa de que los ciudadanos no puedan encontrar sus medicinas en las farmacias”.

 
Y continúan: “La venta directa, el doble precio, uno para aquellos medicamentos que el mayorista demuestra que dispensan en el territorio nacional y otro más alto para los que se exportan a otros países, contratos selectivos con distribuidoras que a juicio de cada laboratorio llegan a cubrir las necesidades de toda la sociedad discriminando a las que cuentan con menos cuota de mercado, o el establecimiento de cupos en el suministro de fármacos a los mayoristas, son algunas de las artimañas a las que las multinacionales farmacéuticas están sometiendo al sistema de distribución español”.
 
Numerosas farmacias no pueden elegir el mayorista que mejor se adapta a sus necesidades de ubicación y periodicidad de dispensación, sino que tienen que optar por aquellos con quien deciden operar los laboratorios.
 
Este panorama provoca que muchas farmacias situadas en zonas alejadas de los centros urbanos o aquellas cuyos pedidos no repercuten en las ganancias deseadas por ciertas corporaciones queden exentas de suministro.
 

La polémica comienza a estallar estos días en que la prensa recoge noticias sobre que la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) ha denunciado ante la Comisión Nacional de Competencia deficiencias en el suministro de medicamentos de varios laboratorios, lo que ocasiona desabastecimiento en las farmacias.

La plataforma ¡Con mi salud no se juega! recoge firmas para revertir esta situación.

Malos humos para publicitar fármacos

María Teresa Pagés, directora general de Farmacia, y Cristina Avendaño, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) estaban avisadas. Pfizer, la multinacional farmacéutica más poderosa, estaba haciendo publicidad ilegal de uno de sus medicamentos de receta, Champix. Lo denunció públicamente y por carta personal a las citadas responsables la Asociación Nacional de Consumidores y Usuarios de Servicios de Salud (Asusalud). En Europa, a día de hoy (durante 2007 se han revisado las normas) no se pueden publicitar las especialidades farmacéuticas de prescripción.

Asusalud había puesto en conocimiento de las máximas autoridades sanitarias de nuestro país que Pfizer estaba jugando más sucio que el humo de un cigarrillo con su campaña publicitaria contra el tabaquismo. “En esta página web, promocionada incluso desde vallas publicitarias, el laboratorio hablaba de un nuevo tratamiento, vareniclina: ‘un fármaco específicamente diseñado para abandonar el tabaco. Un tratamiento que aumenta sus probabilidades de dejar de fumar. Vareniclina tiene la particularidad de actuar en el organismo en el lugar del cerebro donde actúa la nicotina. De esta manera, evita que se produzca el síndrome de abstinencia y al mismo tiempo los deseos incontrolados de fumar. Es un medicamento que necesita receta médica'”, explica un portavoz de Asusalud citando el párrafo que publicaba en dicha página de internet la compañía. Fue aparecer en prensa este detalle y Pfizer retiró las alusiones a Champix de su página.

Se da la circunstancia que Pfizer promueve Champix cuando está cuestionado por la propia AEMPS. Ésta, en una de sus notas, informa de la relación entre el consumo de este fármaco y la aparición de “síntomas depresivos, que incluían ideación/comportamiento suicida, en pacientes que recibían tratamiento con vareniclina”.

“No estamos en contra de las campañas contra el tabaco, pero en este caso consideramos grave que, además de que promocionaban un medicamento de prescripción, obvien los peligros que comporta el mismo”, concluyen desde Asusalud.

Nuevos problemas con los medicamentos de Baxter

Hace unos días, el laboratorio Baxter decidió suspender por un tiempo indefinido la producción de heparina, utilizada para la prevención de coágulos en pacientes como los que se someten a diálisis renal y cirugía cardiaca. La mayor parte de los casos han sido detectados en las unidades de hemodiálisis de hospitales estadounidenses. Se han notificado varios cientos de reacciones alérgicas e incluso cuatro muertes que las autoridades de la FDA (Agencia de Medicamentos de Estados Unidos) están tratando de verificar si tienen relación con el medicamento.
 
Como nos comenta un especialista en farmacia hospitalaria “el desarrollo de una alergia a heparina en estos pacientes hace que tengan que tratarse luego con medicamentos más tóxicos”. A la espera de que se solventen estos problemas -no pequeños precisamente pues Baxter suministra la mitad de la heparina que se consume en EE.UU-, conviene recordar algunos hechos relacionados con la marca, ya que en los ultimos años la casa norteamericana ha estado en el punto de mira de las autoridades sanitarias de todo el mundo.
 
En los años 80, sobre todo, en los 90 y 2000 también siguieron produciéndose muertes, Baxter distribuyó su producto Hemofil para la Hemofilia contaminado con el virus de la Hepatitis C y del Sida. Contaminaciones masivas que acabaron con la vida de al menos 1.600 personas. Para acabar con el escándalo lo antes posible la empresa “compró el silencio” de los familiares de las víctimas (prácticamente el 96% firmaron) a cambio de que no denunciaran en los tribunales de Justicia.
 
Hechos que la compañía calificó de “accidente”. Pero lo cierto es que se probó que otras compañías que vendía hemoderivados los comercializaban, y las autoridades españolas conocían esto, contaminados con Sida y Hepatitis C, pues la sangre la obtenían de presos de cárceles estadounidenses.
 
En nuestro país, a comienzos de esta década murieron numerosas personas en unidades de diálisis, modelo Althane, por el fallo de los filtros Baxter que utilizaban las máquinas. Por aquel entonces también, un ciudadano español recibió una suculenta cantidad de dinero de Baxter para que no denunciara caso. Había sufrido un infarto cerebral al estallársele la válvula cardiaca, marca Duromedics, que llevaba instalada (fabricada por Hemex Scientific, corporación adquirida por Baxter).
 
La multinacional también ha tenido que indemnizar a una joven a la que contagió con el virus de la Hepatitis C al administrársele el hemoderivado Gammagard. El juez obligó a Baxter a desembolsar exactamente 115.056,63 €. Este caso se produjo en los años 90. Gammagard, una inmunoglobulina intravenosa inespecífica, resultó que podría transmitir Hepatitis C. Farmacéuticos de uno de los hospitales más grandes de Andalucía, aún recuerdan cómo el máximo responsable de la compañía voló rápidamente a Sevilla para entrevistarse con los responsables de ese hospital. donde se estaban produciendo los primeros contagios. Retiraron inmediatamente el producto.

Estupefacientes legales y muy rentables

Como ya saben, Eduardo Marcelo Cocca, ejemplar y censurado catedrático argentino descubrió, junto con sus 50 alumnos de la Universidad Kennedy de Buenos Aires, que el medicamento Dazolin (de la casa Roux-Ocefa), un descongestionante nasal, presenta una diferencia del 37.500% entre el precio al que compra el principio activo el laboratorio productor y al que lo vende.
Este fármaco, a base de nafazolina, actúa como descongestivo nasal, nos cuenta Cocca, que afirma que “produce adicción y dependencia y según el artículo 77 del Código Penal Argentino, se consideran estupefacientes toda sustancia susceptible de producir dependencia o adicción, razón por la cual debería ser considerado un estupefaciente y venderse únicamente bajo receta archivada y no alegremente y sin receta a pesar del rótulo de venta bajo receta”.
Y es que en Argentina hay varias maneras de dispensar medicamentos. Venta libre; venta bajo receta, el modo más común; venta bajo receta archivada, para psicotrópicos; y venta legalmente restringida, para estupefacientes con recetas provistas por salud pública y archivadas por la farmacia.

Dazolin no es ni mucho menos el único medicamento con el que se obtienen tan fantásticos beneficios. La investigación de Cocca y sus alumnos deparó otras “sorpresas” o no tanto. Así, el omeprazol, Losec, del laboratorio Astra, en un país recién salido como el que dice de una fortísima crisis, presenta un 33.130% de diferencia entre el precio al que compra el principio activo el fabricante y el precio al que lo vende en las farmacias.

El conocido Voltaren, de Novartis, ofrece un 27.223% de diferencia; el Valium de Roche, un 20.141%; Feldene de Pfizer, un 12.860%; o Adalat, de Bayer, un 6.671%. Cipro, el famoso medicamento con el que Bayer chantajeó al mismísimo gobierno de Estados Unidos en los meses posteriores al 11-S (era el preparado supuestamente ideal para combatir con éxito el anthrax) en Argentina ofrece un 1.560 entre lo que cuesta y a lo que se vende, datos siempre según los estudios del profesor Cocca.