El negocio del tráfico de recetas de farmacia

En un artículo publicado hace no mucho en el New York Times los investigadores Sheryl Gay, Stolberg y Jeff Gerth describían cómo aprovechan las empresas farmacéuticas las nuevas tecnologías para elaborar resúmenes sobre las pautas de prescripción de los médicos estadounidenses. Muchos de estos ignoran que sus decisiones profesionales son revisadas con un interés puramente comercial por los grandes laboratorios. Hábitos de receta que adquieren mediante la compra de esa información a las farmacias, al propio Gobierno y a la American Medical Association (AMA) en un negocio valorado hoy en más de 20 millones de dólares anuales. El periódico neoyorquino afirmaba que la información que adquieren las corporaciones no contiene datos sobre pacientes pero es evidente que se infiere en la privacidad de los médicos y en su relación con el enfermo así como en el conocimiento de sus pautas de prescripción y eso les permite saber cómo pueden influir en ellos a la hora de promocionar sus productos.

A partir del análisis de las prácticas de los profesionales de la salud las compañías saben qué doctores recetan un determinado medicamento o cuáles pueden llegar a hacerlo con la adecuada persuasión por parte de sus visitadores médicos. Y esos galenos son, de hecho, los que reciben más visitas de los comerciales de productos farmacéuticos. Además, ciertos médicos realizan consultorías con las que pueden sumar varios centenares de dólares por trabajo.

Es decir, en Estados Unidos las farmacias saben por las recetas el número de identificación de cada doctor -aunque no su nombre- y, por ende, los fármacos que prescribe; no teniendo reparo alguno en vender esa información. La Administración, por su parte, comercializa el código que permite identificar los números que facilitan las farmacias y a partir de ellos averiguar los nombres de los médicos. Y, por último, la American Medical Association (AMA) ofrece información personal y profesional detallada de sus asociados. Con lo que el círculo se completa.

Es más, la carrera profesional completa de cada médico estadounidense puede ser controlada por las compañías ya que la AMA también vende el Número de Educación Médica que ella misma asigna a cada uno desde que es un simple estudiante de Medicina. De ahí que los investigadores antes citados no duden en concluir: “La venta de esa información pone en entredicho a la American Medical Association porque por una parte recomienda a los médicos que no acepten pagos de la industria farmacéutica pero, por otra, vende información a esa misma industria sobre sus asociados”.

Se preguntarán qué ocurre en España. Aquí, por ejemplo, la compañía especializada en marketing farmacéutico Close Up también accede a las recetas médicas en las propias farmacias. Así lo denunció públicamente el Colegio Oficial de Farmacéuticos vizcaíno en su circular no 30/99:

La empresa Close Up, en colaboración con Microdata Servicios, está visitando las Oficinas de Farmacia para proceder al escaneado de todas las recetas dispensadas en las mismas”. Ante lo cual el colegio pidió que “por deontología profesional, en ningún caso se faciliten los datos de las recetas de las farmacias y menos a cambio de una contraprestación económica”.

El Director General para España y Portugal de Close Up es Alberto Franco González, nada menos que académico de la Real Academia de Medicina además de Vicepresidente para Europa de Close Up Internacional. Obviamente, España no es pues el único país donde actúa esta empresa. También lo hace, por ejemplo, en Argentina. El profesor de la Universidad de California en San Diego, Andrew Lakoff, autor del trabajo Las ansiedades de la globalización: marketing de antidepresivos y crisis económica en la Argentina, explica en él que Close Up ofrece a los laboratorios averiguar qué médicos recetan sus productos, quiénes recetan los de sus competidores y cuánto prescribe cada galeno.

Para conseguir esa información -explica hablando sobre Close Up- compró o intercambió copias microfilmadas de recetas médicas tomadas en las grandes cadenas farmacéuticas. Pretendía cubrir dieciocho millones de recetas médicas en Argentina y contar con los perfiles de comportamiento de más de 90.000 médicos, incluyendo aproximadamente 2.000 psiquiatras de la ciudad de Buenos Aires”. Añadiendo: “Un experto vendedor de psicofármacos me contó cómo empleaba los datos correspondientes a un barrio de clase media-alta como Palermo (…), ubicó a los cinco mejores médicos y averiguó cuánto recetan de qué droga. Frecuentemente se trata de médicos que prestan servicio a un elevado volumen de obras sociales (algo parecido a la Seguridad Social española). Así el estratega de ventas pudo hacer marketing selectivo”.

Close Up, en colaboración con la empresa alemana especializada en soluciones de software E-business SAP, desarrolló a comienzos de 2003 el programa informático Intelligent Data que permite al personal de los laboratorios analizar información y tendencias de la industria farmacéutica. Según ambas compañías,  con él un laboratorio puede cruzar los datos de auditorías de ventas, prescripciones, marketing, etc. Como reconoció Luis Hernández -uno de los directores de Desarrollo de Negocios de Close Up- en el seminario El futuro de la gestión en salud organizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC),  “la información es un activo que la salud ha subutilizado. Y las empresas de salud necesitan desarrollar soluciones que las hagan ser más eficientes y competitivas para poder cumplir el rol para el que han sido diseñadas”. Vaya que el espionaje de las recetas que se extienden a los ciudadanos también son objeto de tráfico y negocio por empresas del ramo.

Continuará…

Más info: Traficantes de salud contiene un capítulo titulado Chips y espías en la farmacia que abunda en estos aspectos.

Anuncios

El factor fundamental de nuestra existencia

Hace unos meses Pedro Pozas, activista, naturalista y director de Proyecto Gran Simio me enseñó su libro Voces del planeta por si me apetececía escribirle un prólogo. Así lo hice. Había pensado ofrecerles ese breve texto pero creo que es más interesante comentarles en qué consiste este trabajo, que puede obtenerse en internet.

Voces del planeta - Descarga el libro

Voces del planeta es un libro de denuncia al más puro estilo del género. Reúne artículos del autor ya publicados en otros medios y en los que destaca la manipulación a la que es sometida nuestra sociedad. Pozas es de los que piensan que hoy en día existen buenas herramientas para que cualquier persona pueda convertirse en un investigador, sin que por ello lo sea menos que el profesional. “Solo hace falta curiosidad y querer conocer cómo funcionan las cosas y si son perfectas o nos están engañando”, asegura. Tras la dedicatoria, prólogos e introducción, se abren bloques como “Bitácora Verde. Lamento de la Tierra” donde se tratan temas investigados por el autor y relacionados con la protección del medio ambiente. “África: conticidio premeditado. Continente maldito”, da a conocer diversas situaciones en las que viven los africanos, inmersos en la miseria y la pobreza, con guerras, hambre y enfermedades, que Pedro conoce bien gracias a sus viajes al “continente negro”.

En “Muros del silencio”, intenta ser positivo y dar mensajes claros de actividades encaminadas a la conservación y protección de nuestro medio natural, de nuestra biodiversidad. Una ventana a la reflexión o a la esperanza. “Derechos para los que no tienen voz”, es un capítulo sobre los otros seres vivos no humanos, para esos otros que muchas veces son olvidados sin pensar que también sufren como nosotros y que necesitan protección, unos derechos básicos que no deberíamos negarles. “Mis amigos los grandes simios”, son eso para el autor, amigos, ya que la amistad también se da entre especies diferentes y esos grandes simios que ha conocido en persona y que los considera verdaderos amigos, son protagonistas de este capítulo. “Ellos me quieren, me respetan y me han enseñado que a pesar del trato recibido por los humanos, saben perdonar y te entregan lo más preciado de un ser vivo, el amor”, comenta. “Multinacionales:  dictadura social”, nos abre los ojos sobre cómo el poder, la ambición y un corazón de hierro sin vida se esconden detrás del poder económico que intenta anular y destruir la vida. En “Espuma del mar: versos de la vida” Pedro da rienda suelta a su corazón en el “maravilloso mundo de la poesía”.

Como escribe Pedro Pozas:

Espero amigo lector, que pueda entrar en su corazón y al menos dejar algunos pequeños mensajes que intento pintar en “Voces del Planeta”. Seamos artistas de la vida y demos con nuestras pinceladas de color y alegría, ese empujón que necesita la sociedad para llegar a escuchar las voces del planeta e intentar entre todos ser responsables y poder parar con nuestras acciones, voces y compromisos, este avance hacia la autodestrucción al que nos dirigimos de una forma veloz. Voces del Planeta intenta abrir los ojos y el alma para unirnos y organizar la revolución más grande de la historia de la humanidad: contra el salvajismo planificador de la globalización y a favor de la sostenibilidad viable de todos los pueblos de la tierra. La naturaleza y el hermanamiento con su biodiversidad y con el resto de los seres vivos, ha de ser el factor fundamental de nuestra existencia.

El Premio Príncipe de Asturias y el marketing de la vacuna VPH

Un nutrido grupo de asociaciones relacionadas con la salud pública y los derechos de la mujer han promovido una campaña de desacuerdo con la entrega del Premio Príncipe de Asturias (PPA) de Investigación Científica y Técnica de 2009 a los investigadores que desarrollaron la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), presentada por la Asociación contra el cáncer de cuello de útero y la Asociación para la prevención del virus del papiloma humano.

Algunas de las razones que esgrimen son:

1.- Con frecuencia la investigación en salud no responde a verdaderas necesidades sociales, sino más bien a intereses económicos de quien las desarrolla, por eso cada vez más voces se alzan pidiendo una investigación en salud independiente de las empresas farmacéuticas. Por otra parte, la disponibilidad de un producto sanitario no implica que tenga necesariamente un impacto positivo en la salud de la población, sino que puede suceder lo contrario, como es el caso, entre otros muchos, del medicamento Vioxx, comercializado por Merck, la misma empresa que comercializa una de las vacunas contra el VPH.

2.- Desde que se aprobó la introducción de la vacuna contra el VPH en nuestro país, miles de profesionales, sociedades cientificas, asociaciones de mujeres y otros grupos con interés por la salud han solicitado una moratoria en la aplicación de la vacuna. La petición, firmada por catedráticos de salud pública y epidemiología, entre otras más de 8.850 firmas, argumenta:

-No existe epidemia de cáncer de cervix en España. La incidencia de este cáncer es una de las más bajas de Europa y del mundo por lo que este cáncer no se considera una prioridad sanitaria en nuestro país y su pertinencia coste-efectividad todavía no está demostrada.

-Dado el poco tiempo de estudio de la vacuna, no se conocen los efectos adversos a largo plazo de la misma, aplicada a grandes poblaciones.

-La vacuna no ha sido estudiada en la población de niñas a la que está dirigida, lo que ha llevado a una de las investigadoras principales de la vacuna a considerar su aplicación “un gran experimento de salud pública”. Sus palabras se han visto tristemente corroboradas por los recientes casos de dos niñas en Valencia con diagnóstico todavía poco convincente.

-La vacuna, que sólo protege contra dos de las cepas de alto riesgo de contraer cáncer, ha sido comercializada argumentando que estas son las cepas que producen el 70% de los cánceres de cervix. Estudios independientes han puesto en entredicho la supuesta prevalencia de estos serotipos en España, haciéndolos responsables de un porcentaje mucho menor de casos de cáncer.

3.- También ha sido reiteradamente denunciada, en nuestro país y en otros muchos países del mundo, el tono de la campaña publicitaria de la vacuna que, además de engañosa, ha sido calificada como chantajista y falta de ética por muchas personas y como la campaña del marketing del miedo por los/as periodistas.

4.- La concesión del Premio Nobel de Medicina al descubridor de la relación entre el VPH y el cáncer de cervix, se vio empañada por las noticias en la prensa, en las cuales de desvelaban las vinculaciones existentes entre dos miembros del jurado encargados del fallo de los premios Nobel con una multinacional farmacéutica ligada a las vacunas, hecho investigado por la fiscalía sueca.

Las promotoras de esta campaña de desacuerdo consideran que conceder los Premios Príncipes de Asturias es “una acción más del marketing de la industria que comercializa la vacuna y advertimos que otorgar el premio en estas circunstancias abriría una gran duda en el prestigio y la trayectoria de los PPA”. Las asociaciones que suscriben esta otra “moratoria” son: Red-Caps- Asturias, Tertulia Feminista “Les Comadres”, Abogadas por la igualdad (Asturias), Asociación de mujeres por la salud Nielda, AFA, Espacio Experimental de Mujeres, Colectivo Escuela No-sexista, CGT-Oviedo, TríbadAS/Xega, CC.OO. Enseñanza Asturias, Amdas la Fonte, Associació de dones de les Illes Balears per a la salut, Plataforma No Gracias, Equipo CESCA de Madrid o Federación de Asociaciones para la Defesna de la Sanidad Pública, entre otras.

Más info: El caso Vioxx se narra en profundidad en Traficantes de salud, que también dedica un capítulo monográfico a las multinacionales farmacéuticas Merck, Sanofi Aventis, GlaxoSmithKline, productoras de las dos marcas de la vacuna VPH.

El lobby nuclear al salvamento de Garoña

Ya lo sabrán. En el día Mundial del Medio Ambiente se cumplieron los peores presagios y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la máxima institución en lo que se refiere a la energía atómica en España, ha decidido por unanimidad prorrogar la vida de la central nuclear de Garoña (Burgos). Habrá Garoña durante diez años más pese a la vejez de la central y sus omnipresentes problemas de seguridad. Entre los cinco consejeros que han tomado la decisión está Antonio Colino, ex director de reactores avanzados de Endesa y ex presidente de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA). Esto representa todo un conflicto de intereses.

Pero no es el único, más bien es la norma. Como algunos venimos denunciando durante los últimos años, muchos expertos piensan que el CSN se ha convertido en el primer lobby a favor de quien, por ley, deberían vigilar: la industria nuclear. La institución encargada de velar por la seguridad y control de las instalaciones nucleares ha mantenido unos lazos tan estrechos con las principales empresas del sector en España y ha tomado decisiones tan sospechosamente sorprendentes que ha provocado auténticas conspiraciones palaciegas en su contra por parte de técnicos y hasta directivos de la entidad.

La decisión del CSN contraviene el compromiso electoral del gobierno de Zapatero que es el cierre paulatino de las centrales nucleares. Tampoco es la primera vez que una central amplía su plazo de funcionamiento para satisfacer los intereses de la industria nuclear. La planta atómica de Cofrentes logró en marzo de 2001 una nueva prórroga de explotación del Ministerio de Economía por diez años, previo informe favorable del CSN. A finales de marzo de 2002 la planta aumentó la potencia de su reactor desde el 100% nominal al 110%, siempre con el permiso del Consejo. Para conseguir un mayor rendimiento se realizaron algunas modificaciones del diseño original de la central que requirieron introducir combustible de uranio de mayor potencia energética, lo que también conllevó una serie de cambios en los sistemas de control y de refrigeración de emergencia. Para todo ello deben actualizarse las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF), algo así como las normas básicas para un correcto manejo de la central.

El CSN obvió la realización de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que debería haber exigido, como órgano con competencias ambientales en el tema nuclear que es. En el proceso, durante la parada y las pruebas de arranque, la planta atómica sufrió un número de sucesos consecutivos sin precedente. Nueve de estos fueron notificados al CSN de manera reglamentaria, pero en realidad hubo otros tres sucesos importantes más que no fueron notificados. Uno de ellos fue detectado por el cuerpo de la Inspección Residente (IR), funcionarios del CSN que viven en los complejos nucleares para realizar labores de control de las plantas. Concretamente, los inspectores detectaron que durante la recarga los operarios de la central habían introducido mangueras de cables a través de unas válvulas que conectaban con la contención secundaria de la central. De haber ocurrido un accidente en esas condiciones las válvulas no habrían podido cerrarse y la radiactividad hubiera escapado irremisiblemente hacia el exterior.

Esta chapuza quizás era explicable por la urgencia de no detener la producción de la central (y por lo tanto, la facturación para Iberdrola, propietaria de la mitad de la planta) demasiado tiempo. Al final, Cofrentes logró su espectacular transformación en apenas 29 días.

Hubo aún más sorpresas. El 27 de marzo de ese 2002 se produjo una reunión entre directivos de la central y los dos Inspectores Residentes (IR) del CSN que se convirtió en una dura reprimenda. ¿A quién?, a los inspectores. Éstos habían levantado las correspondientes actas tras los problemas que había sufrido Cofrentes. La lógica dice que detrás debía venir un expediente sancionador. Parecía realmente que en lugar de la autoridad en materia de seguridad e inspección se tratara de dos empleados más de Iberdrola, por el tono que tuvo aquella reunión. Cuál no fue la sorpresa de los dos IR cuando sus jefes no sólo no les defienden sino que apoyan las tesis y actitud de la dirección de Cofrentes. 

Sólo el conocimiento de los hechos por parte de Greenpeace logró que meses después el CSN sancionara a los mandatarios de la central. Esta actitud de Cofrentes de presionar a los IR del CSN cuando hacen algo que no les conviene es realmente muy preocupante, y demuestra la enorme presión que ejerce la industria nuclear sobre el órgano de control para salvaguardar sus intereses económicos, aún a costa de sacrificar la seguridad. Y especialmente grave es que los altos responsables del CSN transijan favoreciendo los intereses de la central nuclear en lugar de hacer prevalecer la seguridad, que es su función.

Yo soy antinuclar

A pesar del rechazo generalizado de la población, el discurso en pro de la energía nuclear ha vuelto a reavivarse con motivo de la cada vez más palpable amenaza del cambio climático. Empresas de relaciones públicas, think tanks como la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) ­-que preside José María Aznar-, líderes de opinión entre los que se encuentran desde políticos hasta cierta parte de míticos personajes del movimiento ecologista[1] y lobbies varios están tratando de mejorar la dañada imagen de estas fuentes energéticas. Así, un grupo configurado por 22 empresas lideradas por Iberdrola, la alemana RWE Power y la francesa EDF, acudieron en noviembre de 2004 a Bruselas para presentar un documento conjunto en el que afirman que la energía nuclear es “un elemento central en la futura planificación energética de la UE”[2]. Las empresas españolas que han rubricado con su firma el citado documento son, además de Iberdrola, Nuclenor (gestora de la planta atómica de Santa María de Garona, propiedad al 50% de Endesa e Iberdrola), y las firmas de ingeniería Empresarios Agrupados y Tecnatom. La patronal nuclear quiere que todas las opciones de producir energía se mantengan y esto, por supuesto, incluye a las plantas nucleares.

Más info: En el libro Conspiraciones tóxicas dedicamos dos capítulos al lobby pro nuclear en los que contamos la subordinación del CSN a los grupos de presión atómicos y la filtración de casi todos los ayuntamientos que acogen una central nuclear en España por políticos que trabajan o tienen una relación indirecta con la planta.


[1] En mayo de 2004 aparecía en la primera página del periódico británico The Independent un artículo del científico James Lovelock, creador de la hipótesis Gaia (que postula que la Tierra actúa como un súper organismo). Lovelock reprendía a los críticos de la industria nuclear utilizando los miedos al cambio climático, la desertización o la sobrepoblación y la deforestación.

Débil democracia en la Europa de las corporaciones

El próximo domingo se celebran elecciones al Parlamento Europeo. Esta ha sido una de las campañas electrorales más superficiales, sin contenido, de la historia de la democracia española. No lo digo yo, que también, lo titulaba en primera plana ayer un periódico al que no puede calificársele de “antisistema” como el diario El Mundo. Y lo repetía en su editorial. Pero no voy a polemizar sobre esto. A mí lo que me interesa es interrogarles sobre ¿qué es lo que votan los ciudadanos europeos? ¿Quién manda realmente en la Unión Europea?

Hace algo más de un año fui invitado por Los Verdes en el Parlamento Europeo a participar en una conferencia sobre lobbies industriales en la UE y su poder de presión sobre los políticos. En una de las salas principales del magno edificio de Bruselas desentrañé algunas de las prácticas de presión corporativa o lobbismo de algunos de los sectores más poderosos de la industria europea; qué estrategias utilizan para conseguir que buena parte de las decisiones que toman los europarlamentarios reflejen los intereses empresariales por encima de los de las personas; o cómo apenas sin que nos demos cuenta la democracia ha ido difuminándose en casi todos los países que presumían de demócratas e instalándose un Totalitarismo Global Corporativo, una dictadura económica de guante blanco que por primera vez en la historia se produce en todo el globo terráqueo al mismo tiempo y con los mismos protagonistas.

El auditorio, en el que había periodistas, activistas y, claro, euroediputados, parecía estar ante una aparición; recuerdo en especial a un asistente que tenía justo delante que me miraba fíjamente con la boca abierta como si nunca hubiese oído hablar de lo que exponía. Parece que buena parte de la población y entre ellos algunas especies perfectamente adaptadas al ecosistema bruselense, no quieren enterarse de que a menudo las decisiones del poder político están dirigidas por los intereses económicos de las grandes empresas y las asociaciones patronales de los sectores económicos preponderantes. Ocurre en todos los estamentos y a todos los niveles de decisión: en el Parlamento Europeo (con muy poca capacidad de decisión real) y la Comisión Europea (el Gobierno de facto de la UE), por no hablar de los distintos gobiernos estatales, en los autonómicos y en los municipales.

Tecnologías y servicios contaminantes o peligrosos como la energía nuclear, la telefonía móvil, muchos fármacos, los alimentos transgénicos, los 104.000 productos químicos tóxicos liberados en el medio ambiente o la construcción de refinerías petroquímicas o centrales térmicas, salen adelante por la actividad de los lobbies industriales, pese a que la población se muestra en contra mayoritariamente. En mi viaje a Bélgica, tuve la oportunidad de charlar con un eurodiputado que me contaba cómo hacía unos días Eduardo, el lobbista de una compañía telefónica muy conocida, había entrado en su despacho como Pedro por su casa para “discutir” con él sobre el paquete de medidas referente a las nuevas tecnologías que estaban debatiéndose en el Parlamento Europeo en esas fechas. Discutieron sobre si proponer o no ofertas a los minusválidos por sus llamadas, sobre el precio general de estas, sobre el cambio de compañía. Como pude ver también, un informe que analizaba hasta qué punto “penetran” los grupos industriales en la toma de decisiones de los políticos afirmaba que la mayor parte de las enmiendas presentadas por los dos grandes grupos parlamentarios europeos a ese paquete de telecomunicaciones contemplaban las ideas expuestas por el lobbista de esta compañía y del sector en cuestión. Estos grupos políticos supuestamnete enfrentados en todos los países europeos, y por supuesto en España (que no en el gobierno vasco) presentaron ciertas enmiendas juntos. Me llamó la atención que la tercera fuerza política, de izquierdas (constituida en buena medida por los “desechos” de los partidos comunistas del “bloque del Este”) hubiera votado a favor en hasta un 65% de las ocasiones de las propuestas de las diferentes patronales más representativas del capitalismo global.  Según datos oficiales, actualmente, son más de 15.000 los lobbistas registrados en el Parlamento Europeo, lo que, con un aforo de 732 escaños, da una proporción de ¡más de 20 lobbistas por diputado!

En el edificio del Parlamento Europeo todos los días se desarrolla, en muchos casos ante la mirada del personal que trabaja en el mismo y los visitantes, como tuvimos ocasión de presenciar, un trabajo sistemático de relaciones públicas y contactos directos entre los empleados de los grupos de presión de las empresas y asociaciones empresariales, los lobbistas, con los políticos y funcionarios locales. Esto no creo que sea lo que votan los ciudadanos europeos pero es la realidad: la política europea está influida de manera decisiva y sistematizada por las grandes corporaciones empresariales que consiguen que buena parte de las normas que se aprueban en la UE les beneficien o al menos no vayan contra sus intereses. Por supuesto que hay excepciones, sólo faltaría, pero en mi visita y en mis años de trabajo investigando estas actuaciones antidemocráticas he podido comprobar la débil salud de la democracia en la Unión Europea. Vivimos confome a un concepto de democracia perfectamente adaptado a las necesidades de los grandes sectores industriales.

Más info: El libro Conspiraciones tóxicas revela los turbios manejos en las sombras del poder político de los principales sectores económicos. Algunos capítulos de Traficantes de salud también.

En este blog hemos publicado sobre el tema, entre otras informaciones:

Editores que hacen lobby para la industria automovilística

La democracia secuestrada por los intereses privados

Bruselas crea una Agencia para el lobby de las “telecos”

Aprobado un registro de lobbies en la Unión Europea

Cambia la cúpula de Asebio, el lobby genetista en el gobierno

Los lobbies empresariales a debate en el Parlamento Europeo

¿Qué le ocurre a la democracia?

Carpe diem: 100% Totalitarismo Global Corporativo

Pandemias y epidemias de un laboratorio farmacéutico

Durante el amago de “pandemia” que hemos vivido las últimas semanas se ha producido otra de esas coincidencias o movimientos cuando menos curiosos que han rodeado a este efímero fenómeno que duró, como alguien adelantó, lo que los medios de comunicación lo promocionasen. Me refiero a que el 9 de marzo la multinacional farmacéutica Sanofi-Aventis anunció un acuerdo con las autoridades mexicanas para construir en dicho país una instalación de 100 millones de euros para manufacturar una vacuna antigripal. Notables dotes predictorias del laboratorio pues no se cumplirían dos meses desde su anuncio cuando estallaría la “pandemia” de gripe A, que primero fue porcina. El anuncio se hizo durante una ceremonia a la que asistieron Felipe Calderón, presidente de la República Mexicana y Nicholas Sarkozy, presidente de la República Francesa, que estaba de visita en México.

Teniendo en cuenta que no todos los días toca pandemia -venimos “padeciéndolas” cada tres años más o menos desde que comenzó el siglo-, las palabras de Chris Viehbacher, director general de Sanofi-Aventis pueden calificarse de proféticas:

Al construir esta nueva instalación, Sanofi-Aventis se enorgullece de contribuir al fortalecimiento de la infraestructura de salud de México y está ansiosa de apoyar el compromiso ejemplar de México con la salud pública por medio de la inmunización contra la gripe y la presteza ante pandemias (…) Esta instalación beneficiará a la salud pública en México y la región de América Latina, en el contexto de presteza ante pandemias de gripe“.

No me digan que cuando este alto ejecutivo cese en su puesto no tiene futuro como el doble de Rappel. El último párrafo de la nota de prensa del laboratorio era todavía más enigmática:

La planta estará designada para pasar a la manufactura de vacuna contra gripe pandémica si la Organización Mundial de la Salud (OMS) declara una pandemia de gripe humana e identifica una cepa de gripe pandémica“.

Qué casualidad que varias semanas después, cuando la farmacéutica tenía previsto concluir la construcción de su nueva planta, comenzara el brote de gripe “pandémica” esperado. Casualidades de la vida o no tanto, mientras se producía esa “pandemia”, al parecer tan deseada por algunos, se conoció que la Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Barcelona dictaba otra sentencia -y en total van al menos cuatro- favorable a las demandantes por los daños producidos por el medicamento para la menopausia Agreal, del laboratorio Sanofi-Aventis. Las diferentes sentencias dictadas hasta la fecha concluyen que este fármaco, que continúa vendiéndose en muchos países, produce:

A) Efectos extrapiramidales (temblores, movimientos involuntarios, discinesias, parkinson, etc.)

B) Posibilidad de reacciones adversas de carácter psiquiátrico. Lo razonable y prudente habría sido incluir una advertencia sobre la posibilidad de efectos psiquiátricos en el prospecto, extremo que no cumplió el laboratorio condenado.

C) Síndrome de abstinencia. Lo pertinente habría sido manifestar una advertencia sobre la posibilidad de estos efectos  en el prospecto, que tampoco cumplió el laboratorio sentenciado.

D) “Incitación al suicidio“, como quedó acreditado en una sentencia anterior del mismo juzgado.

Acerca de la duración del tratamiento con Agreal, se censura a Sanofi-Aventis porque la información que facilita en el prospecto es equívoca e incompleta. En fin, esperemos que este laboratorio ponga más atención en la fabricación de sus vacunas para la inexistente “pandemia” de gripe A que lo que ha puesto en tratar la “pandemia” de menopausia, esa “peligrosa” NO enfermedad que se extiende por el cuerpo de cada mujer del planeta cuando llega al fin de su edad fértil. De momento, sólo en el bufete de Fernando Osuna, que ha conseguido esta sentencia favorable a sus defendidas, tiene registradas 1.700 demandas contra el laboratorio y la epidemia de denuncia afecta a unas 4.000 mujeres de todo el Estado español. Recientemente, un grupo de afectadas por el medicamento Agreal han creado una asociación llamada Agrea-L-uchadoras que está uniendo a varios grupos de todo el terriorio español para plantear más denuncias ante los tribunales de Justicia.

Nuestros objetivos -me cuenta una de sus responsables- son:

-Ser una guía a las afectadas para conseguir aceptación, controles médicos adecuados a sus sintomatologías, documentación, historiales clínicos y otras informaciones para agilizar denuncias, etc.

– Conseguir con la ayuda de todas las afectadas un equipo multidisciplinar o de seguimiento en cada comunidad autónoma para ser atendidas con arreglo a estudios que se vayan creando adaptados a nuestras necesidades de salud.

Más info: Hay un capítulo entero sobre Aventis en el libro Traficantes de salud.