Mapa del blog

 

EL AUTOR

 

Miguel Jara

 

 

 

  

MIS LIBROS

 

 

 

TRAFICANTES DE SALUD

 

 

 

CONSPIRACIONES TÓXICAS

 

 

 

  

  

MI ARCHIVO

 

 

  

MIS INTERVENCIONES

 

  

EVENTOS

 

 

LUGARES

 

 

  

MI CANAL DE TV

 

  

 

MIS POWERPOINTS

 

 

 

MIS VÍDEOS

  

 

 

MIS AUDIOS

 

  

 

MIS IMÁGENES

 

 

  

MIS APARICIONES EN PRENSA

 

 

 

MIS REFERENCIAS EN INTERNET

 

 

 

CAJÓN DESASTRE

 

 

  

 

 

¡EXTRA, EXTRA!

 

 

 

  

ÚLTIMA HORA

 

 

 

 

 

CONTACTO

 

 

 

 

  

ENLACES

 

 

 

Anuncios

Una respuesta

  1. Apreciado Miguel Jara : Mi intención colaboradora es la de aportar algo más allá de la denuncia a los traficantes de salud . Por ello quiero dejar algo mas que les permita a los seres humanos des-apegarse de la medicina “infame” que mutila e intoxica . Para ello , para des-apegarse de algo inferior deben apegarse a lo superior y esa medicina existe . Gracias paso a mi comentario :

    * Para edificar una salud individual y colectiva debemos partir de un conjunto de principios :

    – Personas que comprendan que la salud es un bien inapreciable, que no se compra, no se vende, no se mendiga, se conquista ; y esa conquista se hace conociendo y siguiendo fielmente las leyes naturales a las que estamos sometidos todos los seres vivos que habitamos este planeta.
    – Que ese “tesoro valioso” que es la salud es básicamente responsabilidad de cada individuo que debe entender que no es posible conservarla si se la cede a otros , sea estos personas o medicinas y que su cuidado le corresponde a cada individuo exclusivamente
    – El sagrado derecho a vivir sano , a ser dueño de su destino debe estar claramente reconocida por las autoridades sanitarias que hoy solo abogan por poner vacunas, extirpar e intoxicar con productos químicos.
    Estos principios básicos deben ponerse en práctica con la ayuda de un programa que abarque a la familia, la escuela , las universidades y las instituciones de salud pública donde desde la más temprana edad se forme a las personas en sólidos conocimientos de las leyes básicas con que se rige la naturaleza y su salud.
    Este plan debe poner fin a los actuales errores de la medicina actual que avasalla la especie humana con el uso y abuso de las actuales técnicas. Plan que de preferencia a desarrollar un pueblo más sano, y a que cada ser sea dueño de sus destino.
    – El camino es el de disminuir el número de enfermos y no el de aumentar el número de médicos y recursos sanitarios para tratar a los enfermos.
    – Entender que un médico formado científicamente en los conocimientos actuales es incapaz de dar y restablecer la salud ajena, ya que la normalidad funcional de un organismo humano es la resultante de los propios actos de cada uno, o sea de la vida normal o anormal que cada uno haga. Difundir la salud es tarea que le corresponde a quienes quieren hacer una labor de fondo.
    Actualmente se reprimen las enfermedades o mejor dicho sus síntomas, se sofoca la tos, se reprime o estimula el apetito y así en todo lo demás.
    A toda esta confusa forma de intervenir se le agrega la intencionada permanente y variada propaganda que poderosos intereses de fabricantes y comerciantes de drogas, instrumentos de cirugía , aparatos de laboratorio, ortopedia, etc. , mantienen cada día a través de los medios de comunicación social , revistas, asociaciones médicas que impiden al individuo pensar por si mismo en cuanto a salud se refiere y no hacen otra cosa que entregarlo indefenso en manos mercenarias.

    EL PAPEL DEL ESTADO ACTUAL

    El estado decide adoptar un sistema de salud en lugar de permitir a sus ciudadanos formarse debidamente y elegir de igual forma un sistema libre de salud.
    Decidido el estado a asumir una posición en materia de salud de la misma manera que lo hace al asumir una religión y dispuesto en este caso a salvar cuerpos y no almas, adopta un sistema que todos conocemos y al hacerlo penetra en las más intimas actividades del individuo como son la nutrición y eliminación. Se hace responsable de titilaciones y habilitaciones de profesionales de la salud a los que avala , dirige y protege con sus leyes, al tiempo que usufructúa de los impuestos que recoge de las profesiones.
    En la próspera Babilonia el estado no habilitaba a los médicos y la única obligación estaba en manos de los enfermos que curados debían concurrir a los lugares públicos para dar a conocer a otros enfermos que buscaban alivio de sus males , los medios de que se habían valido para recuperar su salud.
    Sirva este ejemplo para comparar dos actitudes diametralmente opuestas que deben permitirnos reflexionar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: