La relación entre la contaminación del planeta y de nuestros cuerpos

Me llegó hace ya algunas semanas un libro de Rosa Montserrat Ferré, Integradora social y terapeuta de Técnicas de Liberación Emocional (EFT), titulado Volver a la vida. Es un manual para enfermos con trastornos del movimiento, personas víctima de la esclerosis múltiple, del Parkinson, la apoplejía, el Alzheimer o la parálisis cerebral. cargado de optimismo, trata casi a partes iguales los aspectos físicos y psíquicos de estas dolencias e incide en que estos pacientes pueden conseguir grandes avances si ponen la suficiente fuerza de voluntad para trabajar consigo mismos. Aporta para ello diferentes terapias. Creo que lo que hace interesante el libro para el común de los mortales y lo que me llamó la atención es la importancia que cobra en sus páginas la desintoxicación de contaminantes químicos; la importancia de una correcta alimentación, limpia de tóxicos artificiales y equilibrada en lo que a los nutrientes se refiere.

IMG

Algunas partes del libro inciden en algo que a mí me interesa mucho: numerosos beneficios que podíamos haber obtenido del supuesto progreso técnico-social han acabado produciendo graves daños en nuestra salud. Esta es una de las premisas de lo que se denomina medicina ambiental y, por cierto, uno de los hilos conductores de mi próximo libro. La obsesión por “salvar el sistema” a costa de destrozar la naturaleza está produciendo de manera paradójica no sólo la degeneración del planeta, también el aumento desproporcionado de las enfermedades degenerativas entre los habitantes humanos de la Tierra.

Al tiempo que me llegaba el libro Montserrat Ferré me enviaba algunos comentarios que creo interesantes dar a conocer. Los siguientes cinco párrafos son suyos:

Con frecuencia me llegan informaciones sobre las vacunas, sobre los virus, sobre la gripe porcina, sobre el papiloma, sobre los orígenes del Tamiflu y su padre americano, unas a favor de las vacunas, otras en contra, pero muy pocas ofrece una reflexión sobre su significado, sobre el trasfondo de las mismas. Las cadenas de televisión alemanas, país en el que resido, publicaban hace unos días a bombo y platillo que las aseguradoras médicas no querían hacerse cargo de los costes de la vacuna de la gripe porcina o A. En Alemania hace algunas semanas que empezaron las pruebas de la posible vacuna contra la gripe A en niños y adultos y las autoridades han informado de que cuando en otoño empiecen con las vacunaciones hay que contar con efectos secundarios como en todas las campañas.

¿Qué hay detrás de tanta insensatez? Los virus, las bacterias, los parásitos o los hongos, se desarrollan cuando hay residuos proteínicos (lácteos, carnes, pescados, soja sin fermentar) que no se han eliminado por vía natural y se han acumulado. ¿Por qué no se han eliminado? Sencillamente, la alimentación convencional no aporta los minerales necesarios ya que sólo se pueden obtener de los vegetales crudos, no se bebe lo que el cuerpo necesita ni se utiliza sal marina pura en lugar de las mixturas que se encuentran en los comercios.

Cada molécula residual (residuos proteínicos, aditivos químicos, metales pesados, restos de medicamentos, drogas, alcohol, tabaco o contaminación en general) necesita de una molécula de mineral para que, junto con el agua sobrante se expulsen por vía natural. La sal marina retiene la cantidad de agua necesaria, no más, además de aportar 80 nutrientes distintos imprescindibles para la vida.

Los minerales tienen muchas funciones, si hay carencia o desequilibrio la salud se resiente, las glándulas no pueden fabricar todas las hormonas necesarias, la membrana celular pierde su permeabilidad y el interior de la célula al no tener comunicación con el exterior se va secando/deshidratando. Es el origen de la deshidratación celular y la causa de la mayoría de enfermedades. Todas las patologías que cursan con dolores, con convulsiones, con parálisis, con inflamaciones, con rampas, con desequilibrio hormonal, con tumoraciones, con infecciones, tienen su punto de origen en la deshidratación celular.

El problema psíquico es lo que determinará la naturaleza de la enfermedad, según la forma de reaccionar la persona. Un problema psíquico o una situación de estrés no puede hacer ningún daño si la persona está correctamente alimentada y no tiene acumulaciones proteínicas en su interior”.

Recuerda en su texto Montserrat que la curación es el milagro diario de nuestro organismo. Que para estar sanos necesitamos las fuerzas de curación propias que por naturaleza posee cada organismo vivo: “Si estamos sanos, para conservar la salud, si estamos enfermos, para recuperarla. Cuidemos a nuestro cuerpo y nuestro cuerpo nos cuidará”.

Anuncios

22 comentarios

  1. Gracias Miguel por presentarnos este libro con todas estas reflexiones.

    Sin duda, lo compraré, porque desde Asquifyde trabajamos precisamente en esa línea. Creemos que las causas que subyacen en la contaminación ambiental son las mismas que están produciendo enfermedades entre los seres humanos, además de crear desigualdades sociales, pobreza, miseria y destrucción del entorno natural.

    Creemos que mientras estas ideas no estén claras, la salud del ser humano seguirá pivotando en la cuerda floja, queramos o no. Pero es difícil desenmascarar un sistema que nos tiene absolutamente anestesiados.

    Los enfermos de síndrome de sensibilidad química múltiple empezamos a ser la parte visible de un medioambiente insostenible para la vida de las personas, pero por ese mismo motivo nos mantienen en el ámbito de lo psiquiátrico y sepultados en el olvido.

    La historia nos puede refrescar la memoria en muchos sentidos. También sobre cómo se han realizado muchas injusticias con enfermos, y algún día, lo que está pasando con nosotros será motivo para pedir perdón por parte de la comunidad científica y de los estamentos e industrias que se ocultan tras ellos.

    Y no creo que tarde mucho, porque cada día somos más. Y, o bien gran parte de la población se está volviendo loca, o sencillamente, está enfermando porque el aire es cada vez más irrespirable, el agua contiene sustancias que no debería y los alimentos contienen elementos químicos que nos envenenan. No por nada, en algunos lugares del Estado, a los pesticidas, los propios agricultores les llaman “veneno”.

    Paqui
    Asquifyde

  2. Gracias Miguel por presentarnos el libro ” VOLVER A LA VIDA” y comentarios a parte sobre el tema de las enfermedades ambientales, los cuales son mu interesantes: Merece especial atención lo planteado sobre la sal marina, lo de los minerales y lo de la deshidratación celular. Como lo plantea la doctora Rosa cualquier desajuste en el equilibrio mineral que require nuestro organismo se traduce en una sensibilidad sicosomatica que es realmente la que desencadena la mayoría de las enfermedades.

    Pienso que ya estamos en mora de ir trabajando en diseñar y construir estrategias que contrarresten los efectos que hoy están produciendo los agites de la vidad a traves de internet y de las TIC, el cambio de muchas de las costumbres que nos permitían tener mayor armonía, por costumbres virtuales o de acelaración de nuestras vidas producto de la gran cantidad de información y nuestro afan de abarcarla.

    De nuevo muchas gracias a ti y a Rosa Montserrat por brindarnos la oportunidad de conocer sus valiosos aportes.

  3. […] Ver en migueljara.wordpress […]

  4. No puedes negar Miguel, que somos muy solidarios ya que estamos dispuestos a morir para salvar el sistema, un sistema que, por otra parte, está dedicado a cuidar el interés de unos pocos. Paradójicamente esos pocos también pagarán la cuenta en su momento, pues no hay como huir de la destrucción planetaria, a menos que consigamos un lugar en el satélite que los japoneses dicen van a colocar en órbita para proveerse de grandes volúmenes de energía solar.
    Al final hay que confiar en la solución técnica de los problemas y olvidarse que son los técnicos los que nos están matando.
    Soñar no cuesta nada dicen en mi tierra, aunque yo tengo bien claro que es carísimo.
    Gracias a Rosa por su aporte.

  5. Buenas a Tod@s,

    Interesantísimo documento de Rosa Montserrat, que sin duda nos va abriendo , más todavía, los ojos hacía otros mundos.

    Salu2,

  6. ¿De verdad se creen estas cosas? :P

  7. Darío, tú debes creer otras cosas, expónlas entonces y juntos busquemos la verdad.

  8. Darío, criticar así, sin más, no ayuda a que comprendamos mejor todo lo que rodea a nuestra salud. Suscribo lo que comenta Luis Alberto. Si tienes informaciones que nos sirvan no te las guardes. Un saludo.

  9. Un poco de sentido del humor:

  10. Hola Darío,

    VOLVER A LA VIDA es mi segundo libro, el primero lo hice gracias a aportaciones de médicos conocidos en mis años de estancia en Alemania. Allí estuve nueve años enferma, desde el primer síntoma hasta que no sentí ningún tipo de dolor más. Muchos de los que conocí no me solucionaron nada, en cambio pude leer muchos trabajos de profesionales de prestigio, asistir a cursillos con una muleta (dos de ellos con el Dr. Hamer del cual tengo muy buena literatura) , … que fue lo que me ayudó más.
    Sólo creo que me quedó para ir a Lourdes …
    Mientras tanto estudié Fitoterapia por la Escuela Inglesa de Fitoterapia (1 curso), también Técnica en establecimientos de dietética y herboristería por la Reformhausfachakademie (3 cursos), al regresar a España en el 97 estudié Integración Social y he continuado haciendo cursillos de formación en distintas disciplinas, el último EFT, que funciona muy bien. Hay muchos médicos de todas las partes del mundo que han adoptado esta terapia y la ofrecen en su consultorio.
    En VOLVER A LA VIDA expongo gran parte de experiencias personales y también incluyo información de médicos de prestigio internacional que hace años se han publicado en distintos medios pero que a los enfermos no llega. Como por ejemplo del médico iraní Dr. Fereydoon Batmanghelidj , el cual trabajó muchísimos años de su vida en las enfermedades causadas por deshidratación celular; en uno de sus libros dice de la esclerosis múltiple que “… la liberación excesiva de histamina de las células de la cubierta de los nervios comporta inflamación que se va formando a un ritmo más rápido del que se puede reparar y que sólo se puede reparar con una dieta adecuada, cruda (que evita el aumento explosivo de glóbulos blancos), que aporte agua, sal marina (que reduce los niveles de histamina) y todos los minerales, oligoelementos, vitaminas, enzimas y aminoácidos de origen vegetal que el organismo necesita”.
    Darío, te prometo que no me he sacado nada de la manga. Toda la información que expongo en mi libro esta científicamente contrastada.
    Un saludo.

  11. Marta, por aquí hay sentido del humor y cualquier crítica hecha con respeto y encima ironía es bienvenida pero lo lógico es que los comentarios que hagamos estén relacionados con lo publicado, por eso se llaman Comentarios.

  12. Yo tengo con Rosa varias coincidencias, primero los avatares de su vida fueron los míos, sólo que en otro formato y luego las terapias alternativas a lo “ortodoxo”, quiero decir a lo que nos hacen aceptar. Por ejemplo enfermedades imaginarias y remedios con secuelas que simplemente matan decenas de miles o más, nadie sabe, porque no se contabiliza, no hay interés en esa estadística. Algún nombre, bueno, la superaceptada y miembro grato de las familias Aspirina que goza de gran propaganda en los medios y que la encontramos en cualquier baño o cocina doméstica. En mi búsqueda hace poco descubrí experimentando las llamadas “Hierbas suecas”. Me salvé de una “necesaria” cirugía.
    A mis 69 años y después de haber visto la muerte de frente en los sótanos dictatoriales argentinos, soy uruguayo de nacimiento y sueco/europeo por exilio, les diré que el humor, que es una terapia alternativa, me mantiene vivo. Como dijo un gran comediante de mi país, Roberto Barry, “hacer humor es una cosa muy seria”.
    Siempre con respeto y elegancia.
    Miguel, respecto a que tú deseas comentarios más alineados te diré que no sé que es eso porque el subjetivismo está siempre sobrevolando.
    Un sincero abrazo para tí y Rosa desde mi Montevideo adonde volví después de decenas de años en Europa.

  13. Mis respetos, Luis Alberto. Yo también pienso que el buen humor podría salvar al mundo. El buen humor, la buena información y el respeto, básico, a todo y a todos, por parte de todos, claro. Me enorgullece compartir comentarios en este foro con gente como tu, como Rosa y como varios más. Un abrazo.

  14. En la frase de Rosa Monserrat: “Los virus, las bacterias, los parásitos o los hongos, se desarrollan cuando hay residuos proteínicos (lácteos, carnes, pescados, soja sin fermentar) que no se han eliminado por vía natural y se han acumulado. ¿Por qué no se han eliminado? Sencillamente, la alimentación convencional no aporta los minerales necesarios ya que sólo se pueden obtener de los vegetales crudos, no se bebe lo que el cuerpo necesita ni se utiliza sal marina pura en lugar de las mixturas que se encuentran en los comercios. Cada molécula residual (residuos proteínicos, aditivos químicos, metales pesados, restos de medicamentos, drogas, alcohol, tabaco o contaminación en general) necesita de una molécula de mineral para que, junto con el agua sobrante se expulsen por vía natural. La sal marina retiene la cantidad de agua necesaria, no más, además de aportar 80 nutrientes distintos imprescindibles para la vida.”

    Hay algunas incorrecciones de base…

    Respecto a que que “los virus o las bacterias se desarrollan cuando hay resíduos proteínicos”, decir que esa afirmación es falsa, salvo que creamos en la generación espontánea. Hay muchísimos tipos de bacterias y sin duda existen las que pueden procesar las proteínas, pero los virus no se alimentan, generalmente no son más que cápsulas proteínicas con ADN o ARN en su interior, capaces de “inyectarlo” en una célula para que replique el virus.

    Lo único que se parece remotamente a lo que ha dicho es que el exceso de proteínas en la dieta puede ser perjudicial. Anda, claro, y el exceso de hidratos de carbono, y el de grasas. Peor todavía es el exceso de sal (esa que tanto le gusta) o de agua (que provoca envejecimiento prematuro y paro cardíaco).

    Por otra parte, si los minerales no pudiesen obtenerse más que de los vegetales crudos, la sal marina o el agua, la mayoría de la población sufriría un fortísimo ataque debido al desequilibrio osmótico en sus cuerpos si bebiese agua, y si no lo hiciese moriría.

    Además, lo mezcla todo y supone que la manera de eliminar cualquier residuo son las sales minerales. Pues macho, el secreto para tener un colon limpito es la fibra vegetal, no las sales minerales. Es más, algún iluminado que le parezca buena idea atiborrarse con sales minerales se encontrará con una sorpresita en forma de calcificaciones, tensión alta y otros problemas fisiológicos.

    Por no decir que para eliminar tóxicos como metales pesados no se utilizan precisamente sales minerales comunes, sino agentes quelantes. Ríete tú si encuentras ácido dietilentriaminopentaacético (toma ya) en la sal marina.

    Después de esto, casi sobra decir que esos 80 nutrientes que afirma tiene la sal marina son un cuento. Casi un 90% está formado por cloro y sodio y lo demás son unos pocos oligoelementos como magnesio o calcio.

    Su respuesta sobre la Esclerosis Múltiple (EM) bordea lo delictivo.

  15. Lo de la dieta que cura la esclerosis múltiple sería gracioso si no fuese mentira. El agua y las sales minerales no son capaces de regenerar el tejido neuronal. Hoy por hoy no se conocen las causas de dicha esclerosis, así que lo de la histamina es un cuento.

    Por otra parte, la táctica es bien clara. El señor iraní es un vendelibros como cualquier otro y tiene que ofrecer algo lo suficientemente sencillo para que los naturistas de turno puedan asimilarlo. Se ampara en que no vende medicamentos, lo mismo que ocurre con los homeópatas. Me explico.

    Si eres una empresa farmacéutica y pretendes vender tus productos como medicamentos, tienes que pasar una serie de controles empezando por análisis en laboratorios diferentes al tuyo y terminando en los ministerios de sanidad de cada territorio en el que quieras venderlo. Sin embargo, si te dedicas a la homeopatía no tienes que justificar nada siempre que no vendas medicamentos. Ése es el motivo por el cual casi todos los productos que siguen la tradición homeopática se pueden vender en parafarmacias: no son medicamentos, son complementos, tienen la misma consideración que un batido de proteínas o un suplemento vitamínico.

    En tal caso, no tienes que probar que funciona o que cura, sino que no es perjudicial para la salud. Es el único requisito. Obviamente el agua o el azúcar no son perjudiciales en esas cantidades, como tampoco lo es llevar una “dieta adecuada que aporte todo lo que el organismo necesita”. Ése es el secreto de estos libros, amén de su escasa distribución. Si se tratase de un best-seller que alabase el hipotético uso terapéutico de inyectarse burbujas de aire en las venas, otro gallo cantaría.

    En resumen, ¿es legal lo que hace este ‘médico’ iraní? Sí. ¿Es inmoral? También. Si es médico tendrá acceso a gran cantidad de literatura médica que refuta sus hipótesis, por tanto está mintiendo conscientemente. Quien siga sus preceptos que lo haga bajo su cuenta y riesgo pero más le valdría investigar bien lo que dice.

  16. Marta o quien sea: Me parece todo muy interesante, com buena buscadora de las dos caras o más de todo que soy. Saber es poder. Gracias por la información, que pienso contrastar, como todas. Pero, si no lo digo reviento, me sobra mucho el tonillo suficiente, sabihondo y descualificador que usas. No me gusta, no me parece respetuoso. Y el respeto, y la buena educación como primera y básica señal de ese respeto entre personas, me parece imprescindible, aquí y en todas partes. De todos modos, esa es sólo mi opinión, y supongo que podría ser mucho peor. Pido perdón a Miguel Jara y a los demás comnetaristas asiduos por, creo que por primera vez, no poner comentarios directamente relacionados con el tema que se está tratando, sino con mi visión personal sobre un tema tangencial. Y repito las gracias, Marta, o quien sea que seas, me da igual, por la información aportada.

  17. Ariadna, Marta no es Marta, ni siquiera pertenece al género femenino. Tiene todo el derecho a comentar con fundamento, con razones, argumentos, respeto, una reseña de un libro como es esta información, sólo faltaría, pero los prejuicios personales que han hecho tanto daño, entre otras a la ciencia, abundan en nuestra “amiga”. En breve daré todo el culebrón, permanece a la escucha.

    ¡Y que sean bienvenidos los comentarios críticos honestos! De eso se trata.

  18. Ariadna, demás lectores e internautas en general. Internet es el medio de comunicación más grande de la Historia de la Humanidad pero hay gente que está claro que no sólo no sabe utilizarlo sino que lo devalúa con su actitud. De nuevo se pone en solfa la cobardía que representa hacer comentarios descalificadores e insultantes bajo el anonimato o bajo pseudónimo. Yo ya saben que prefiero dar la cara aunque me la partan. Marta no es Marta. Comenzó siendo Carlos en un comentario ofensivo e insultante que hacía de la autora del libro que reseño en esta información. No se lo publiqué y como estos rifi rafes suelen ser excepcionales en este blog le contesté por mail, en privado, para recordale que los comentarios serios, argumentados, razonables y respetuosos son bienvenidos pero que los que falten al respeto a otras personas no, como no puede ser de otra manera.

    La cuenta de Carlos debió de borrarse porque me devolvió el correo. Al poco aparece travestido de Marta para enviar un video que parodia la homeopatía que como es irónico publico en nombre de la libertad de expresión. Carlos-Marta vuelve a la carga bajo el apellido “Marta… o el nombre que Vd. prefiera: estamos en Internet” y envía un comentario por duplicado, en el primero se ve que la traiciona el subsconsciente y a la autora del libro cuestionado, Rosa Montserrat, la llama Marta. No me dí cuenta y publiqué ese comentario por lo que vuelve a escribirme en un tono agresivo para decirme algo así como que no juegue sucio y no le ponga el de la errata (como si trabajarse un blog y ofrecer informaciones gratuitas fuera un juego y como si hubiera en alguna parte un enfrentamiento).

    Bueno, pues lean atentamente ese comentario de “Marta… o el nombre que Vd. prefiera: estamos en Internet” que tiene arriba, verán que sus palabras están extraídas de una larga pero morbosa conversación que tiene el tal Carlos y otro individuo que ha merodeado en alguna ocasión por este blog. Se la dejo íntegra, recuerden mi postura: Libertad de expresión pero con responsabilidad y ética, si no no es libre ni expresa nada digno de ser leído o escuchado. En Internet no todo vale y repito que el anonimato para insultar a los demás es una cobardía que en este blog no tiene cabida:

    Carlos dice:
    16/09/2009 en 11:18 am
    ¿Alguien me puede decir sí es cierta esta afirmación encontrada en el blog: https://migueljara.wordpress.com/2009/09/10/la-relacion-entre-la-contaminacion-del-planeta-y-de-nuestros-cuerpos/#comment-2598

    Es esta:

    “Los virus, las bacterias, los parásitos o los hongos, se desarrollan cuando hay residuos proteínicos (lácteos, carnes, pescados, soja sin fermentar) que no se han eliminado por vía natural y se han acumulado. ¿Por qué no se han eliminado? Sencillamente, la alimentación convencional no aporta los minerales necesarios ya que sólo se pueden obtener de los vegetales crudos, no se bebe lo que el cuerpo necesita ni se utiliza sal marina pura en lugar de las mixturas que se encuentran en los comercios.

    Cada molécula residual (residuos proteínicos, aditivos químicos, metales pesados, restos de medicamentos, drogas, alcohol, tabaco o contaminación en general) necesita de una molécula de mineral para que, junto con el agua sobrante se expulsen por vía natural. La sal marina retiene la cantidad de agua necesaria, no más, además de aportar 80 nutrientes distintos imprescindibles para la vida.”

    Responder

    Manuel Abeledo dice:
    16/09/2009 en 2:01 pm
    Eso es una chorrada. Si los minerales no pudiesen obtenerse más que de los vegetales crudos, la sal marina o el agua, la mayoría de la población sufriría un fortísimo ataque debido al desequilibrio osmótico en sus cuerpos si bebiese agua, y si no lo hiciese moriría.

    Además, lo mezcla todo y supone que la manera de eliminar cualquier residuo son las sales minerales. Pues macho, el secreto para tener un colon limpito es la fibra vegetal, no las sales minerales. Es más, algún iluminado que le parezca buena idea atiborrarse con sales minerales se encontrará con una sorpresita en forma de calcificaciones, tensión alta y otros problemas fisiológicos.

    Por no decir que para eliminar tóxicos como metales pesados no se utilizan precisamente sales minerales comunes, sino agentes quelantes. Ríete tú si encuentras ácido dietilentriaminopentaacético (toma ya) en la sal marina.

    Después de esto, casi sobra decir que esos 80 nutrientes que afirma tiene la sal marina son un cuento. Casi un 90% está formado por cloro y sodio y lo demás son unos pocos oligoelementos como magnesio o calcio.

    Tampoco hagas sangre del pobre tipo. Es un periodista afiliado al movimiento verde-conspiranoico-naturista que con suerte sabe que debe comer para vivir.

    Responder

    Carlos dice:
    16/09/2009 en 4:10 pm
    Muchísimas gracias, Manuel… la verdad es que hay veces que os envidio, por el modo tan sencillo que tenéis de explicar las cosas tú y tu gente. Desgraciadamente uno, que es de letras puras, a lo máximo que puede alcanzar es a intuir que esa frase es una majadería (como tú mismo me has demostrado), pero bueno, algo es algo…

    Respecto al pobre tipo… Hmm… se lo tiene muy creido. Va muy sobrado, en plan ‘periodista intrépido que saca lo que el sistema quiere ocultar’… Y no porque no crea que la industria farmacéutica sea inocente e inmaculada, sino porque al final el tipo siempre acaba dando espacio a chorradas new age… Tendrías que leer las burradas de discursos de antidarwinistas ‘científicos’ (no creacionistas pero críticos con Darwin) que incluía durante la conmemoración del nacimiento del científico inglés.

    Yo, por mi parte, pienso seguir su blog atentamente. Es muy leido, tiene bastante fama en los círculos de izquierda (yo soy de izquierdas y me repatean estos tíos) y creo que no estaría mal rebatirle algunas afirmaciones que hace o que incluye (sus lectores no le critican absolutamente nada, es como el gurú jipi de la peli ‘Alta Fidelidad’)… Un coñazo, vamos.

    Responder

    Manuel Abeledo dice:
    16/09/2009 en 6:59 pm
    Sus lectores no critican lo que dice porque muchas veces sólo permite que escriban lo que quiere leer.

    A mí me parece un tipo bastante inteligente. Se ha hecho un hueco y seguramente un nombre, que le reportará réditos en una profesión que cada día está más devaluada.

    Responder

    Carlos dice:
    16/09/2009 en 4:21 pm
    Aunque la frase “Los virus, las bacterias, los parásitos o los hongos, se desarrollan cuando hay residuos proteínicos (lácteos, carnes, pescados, soja sin fermentar) que no se han eliminado por vía natural y se han acumulado” ¿podrías decirme si es cierta? ¿Es cierto que los virus o las bacterias se desarrollan cuando hay resíduos proteínicos?

    Responder

    Manuel Abeledo dice:
    16/09/2009 en 7:12 pm
    ¿Es cierto que los virus o las bacterias se desarrollan cuando hay resíduos proteínicos?

    A menos que creas en la generación espontánea, no.

    Hay muchísimos tipos de bacterias y sin duda existen las que pueden procesar las proteínas, pero los virus no se alimentan, generalmente no son más que cápsulas proteínicas con ADN o ARN en su interior, capaces de “inyectarlo” en una célula para que replique el virus.

    Lo que pasa es que ha asumido el discurso vegano (”proteínas malas, pero sólo las animales”) y ha dicho una tontería enorme.

    Lo único que se parece remotamente a lo que ha dicho es que el exceso de proteínas en la dieta puede ser perjudicial. Anda, claro, y el exceso de hidratos de carbono, y el de grasas. Peor todavía es el exceso de sal (esa que tanto le gusta) o de agua (que provoca envejecimiento prematuro y paro cardíaco).

    Responder

    Carlos dice:
    17/09/2009 en 8:52 am
    Gracias Manuel…

    Responder

    Carlos dice:
    17/09/2009 en 8:55 am
    Pero es que no para esta tía. Escribe “el médico iraní Dr. Fereydoon Batmanghelidj , el cual trabajó muchísimos años de su vida en las enfermedades causadas por deshidratación celular; en uno de sus libros dice de la esclerosis múltiple que “… la liberación excesiva de histamina de las células de la cubierta de los nervios comporta inflamación que se va formando a un ritmo más rápido del que se puede reparar y que sólo se puede reparar con una dieta adecuada, cruda (que evita el aumento explosivo de glóbulos blancos), que aporte agua, sal marina (que reduce los niveles de histamina) y todos los minerales, oligoelementos, vitaminas, enzimas y aminoácidos de origen vegetal que el organismo necesita”.

    Yo es que creo que esta afirmación bordea lo delictivo.

    Responder

    Manuel Abeledo dice:
    17/09/2009 en 10:10 am
    Que le pregunte a cualquier endocrinólogo o a algún médico especializado en el aparato digestivo, a ver qué le parece eso de la “dieta cruda”.

    Lo de la dieta que cura la esclerosis múltiple sería gracioso si no fuese mentira. El agua y las sales minerales no son capaces de regenerar el tejido neuronal. Hoy por hoy no se conocen las causas de dicha esclerosis, así que lo de la histamina es un cuento.

    Por otra parte, la táctica es bien clara. El señor iraní es un vendelibros como cualquier otro y tiene que ofrecer algo lo suficientemente sencillo para que los naturistas de turno puedan asimilarlo. Se ampara en que no vende medicamentos, lo mismo que ocurre con los homeópatas. Me explico.

    Si eres una empresa farmacéutica y pretendes vender tus productos como medicamentos, tienes que pasar una serie de controles empezando por análisis en laboratorios diferentes al tuyo y terminando en los ministerios de sanidad de cada territorio en el que quieras venderlo. Sin embargo, si te dedicas a la homeopatía no tienes que justificar nada siempre que no vendas medicamentos. Ése es el motivo por el cual casi todos los productos que siguen la tradición homeopática se pueden vender en parafarmacias: no son medicamentos, son complementos, tienen la misma consideración que un batido de proteínas o un suplemento vitamínico.

    En tal caso, no tienes que probar que funciona o que cura, sino que no es perjudicial para la salud. Es el único requisito. Obviamente el agua o el azúcar no son perjudiciales en esas cantidades, como tampoco lo es llevar una “dieta adecuada que aporte todo lo que el organismo necesita”. Ése es el secreto de estos libros, amén de su escasa distribución. Si se tratase de un best-seller que alabase el hipotético uso terapéutico de inyectarse burbujas de aire en las venas, otro gallo cantaría.

    En resumen, ¿es legal lo que hace este tipo? Sí. ¿Es inmoral? También. Si es médico tendrá acceso a gran cantidad de literatura médica que refuta sus hipótesis, por tanto está mintiendo conscientemente. Quien siga sus preceptos que lo haga bajo su cuenta y riesgo pero más le valdría investigar bien lo que dice.

    Responder

    Carlos dice:
    17/09/2009 en 11:38 am
    Gracias Manuel… la verdad es que estoy fusilando tus respuestas. Espero que no te moleste y, si es así, me lo dices…

    Responder

    Manuel Abeledo dice:
    17/09/2009 en 10:46 am
    Oye, ¿estás utilizando mis comentarios para contestarle a una tía que ni siquiera es médico?

    Responder

    Carlos dice:
    17/09/2009 en 11:42 am
    Eeeeh… me temo que sí. Y sobre todo para mostrarle al Miguel Jara que esa autora que tan fervorosamente nos recomienda es una farsante, ya que nadie parece rebatirle las burradas que suelta. Pero no pongo tu nombre, tranquilo… Pero tío, que lo dejo en cuanto me digas.

    Responder

    Manuel Abeledo dice:
    17/09/2009 en 12:54 pm
    No, no es por nada, pero pensaba que estábamos hablando del tema, nada más.

    Responder

    Carlos dice:
    17/09/2009 en 1:16 pm
    Lo siento, Manuel… no he podido resistirme a enviarles tus explicaciones. Mano de santo, oye… Están callados como putas. Ni un sólo comentario rebatiendo tus argumentos. Vamos, es que ni el propio Miguel Jara tiene huevos de contestar. Si quieres doy por finalizado el tema con esta peña.

    Responder

    Manuel Abeledo dice:
    17/09/2009 en 1:49 pm
    No pasa nada, en serio. Sólo me he quedado un poco sorprendido al verlo en otra web.

    Responder

    Carlos dice:
    17/09/2009 en 3:21 pm
    Para mí sería un verdadero placer ver un duelo dialéctico entre tu y el Miguel Jara y la jipi esta… (vaya putada, que te estoy pidiendo con todo el morro que seas tú quien le rebata los absurdos argumentos a la tipeja new age esta…)

  19. Lo mío es que hace poco tiempo encontré aportes tuyos, Miguel, en esta gran carretera, internet.
    Allí, andando un poco llegué a tu sitio.
    Me gustó el asunto y allí estoy.
    No sabía que compartíamos tantas cosas, pues no nos conocíamos y seguiremos sin hacerlo, si no hacemos algo para remediarlo, como tú yo voy de frente cueste lo que cueste. El nombre que llevo es el mío propio. Respecto a la llamada fama el gran Carlos Gardel decía en un tango que “es puro cuento”. Por lo tanto, para qué mencionarla.
    Si nuestra profesión está devaluada no es precisamente por lo que tú escribes y apoyas. Los que devalúan son los que en todo el orbe sólo siguen pasando adelante lo que les mandan comunicar quienes les pagan, los que dominan los medios. . Son los que Ramonet dice pasaron del cuarto al segundo poder. Y es uno de los mayores problemas que estamos enfrentando.
    No sabía tampoco que los dos hacíamos parte del Movimiento Verde Mundial. Y encima a la izquierda.
    Sin duda que somos dos personajes abyectos, tienes que aceptarlo, Miguel.

  20. La juventud es una enfermedad que se pasa con los años (la estupidez a veces también, pero no siempre).

    Luis Alberto, una voz de la experiencia, pone el dedo en la llaga, a mi parecer, con esto: “Los que devalúan son los que en todo el orbe sólo siguen pasando adelante lo que les mandan comunicar quienes les pagan, los que dominan los medios.”

    Por mi propia y humilde experiencia de simple usuaria, abducida por un gurú new age en opinión de algunos, lo que puedo decir es que de momento he encontrado más soluciones y más alivio en la homeopatía y en las llamadas medicinas alternativas (algunas de ellas con el aval de miles de siglos de experiencia, la madre de la ciencia) que en la medicina al uso, que usa y abusa de medicamentos para eliminar síntomas, sin ir a la raiz de la causa de la enfermedad. Mi método es muy simple, basado en la prueba y el descarte, me quedo con lo que me va bien. Y desde luego ni aconsejo ni critico ni se me pasa por la cabeza llamar ignorante a otro que haga otra cosa. La ignorancia y la arrogancia suelen ir de la mano, y no me refiero a la ignorancia del no saber, sino a la otra.

    Gracias, Miguel, por poner en evidencia a alguien que no solo ha estado citando a otra persona en unas afirmaciones que publicaba como propias, sino que, por lo que veo, ni siquiera pidió permiso para hacerlo. Algunos deben pensar que nadie más es capaz de navegar por la red, ni siquera de leer o de llegar a conclusiones.

    En fin, para terminar una palabra para Marta/Carlos/Loquesea: A lo mejor no crticamos tanto como al parecer te perecería conveniente a ti (algunos no entramos en Internet para alimentarnos de polemicas ni para pasar el rato creándolas) simplemente porque estamos de acuerdo con lo expuesto, o porque antes de juzgar lo que se dice en un libro preferimos leerlo, o porque, ya ves, no nos va la vida en fusilar a todo aquel que por lo que sea destaca en algo.

  21. Rosa Monserrat:

    Agradezco su respuesta, pero me temo que partimos de bases muy diferentes, y cualquier intento de “debate” daría pié a una discusión insensata y absurda, que dejaría molesta a ambas partes

    Si Usted considera que:

    Los virus, las bacterias, los parásitos o los hongos, se desarrollan cuando hay residuos proteínicos (lácteos, carnes, pescados, soja sin fermentar) que no se han eliminado por vía natural y se han acumulado. ¿Por qué no se han eliminado? Sencillamente, la alimentación convencional no aporta los minerales necesarios ya que sólo se pueden obtener de los vegetales crudos, no se bebe lo que el cuerpo necesita ni se utiliza sal marina pura en lugar de las mixturas que se encuentran en los comercios.,

    se encuentra avalado por científicamente contrastada, temo que

    i) usted y yo tenemos una idea muy diferente de ciencia, o

    ii) alguien pretende verle la cara de idiota a los demás.

    Saludos y que esté bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: