Estudios médicos “pseudocientíficos” y más detalles sobre el “tráfico de recetas”

Durante las últimas semanas he publicado varias informaciones sobre cómo la industria farmacéutica utiliza un marketing de dudosa ética y legalidad para presionar a muchos médicos e intentar que estos acepten sus productos (pueden ustedes bucar en el blog por la etiqueta Marketing farmacéutico). La gravedad de lo que está pasando es difícil de medir porque numerosos médicos no sólo reciben regalos más o menos importantes de las compañías farmacéuticas -como tantas veces se ha documentado y publicado- sino que también son remunerados por estudios pseudocientíficos. Así lo ha denunciado, por ejemplo, la Asociación de Agentes de Propaganda Médica de Argentina (AAPM) cuyos miembros facilitan a las multinacionales farmacéuticas información sobre los hábitos de consumo de medicamentos por parte de los ciudadanos.

Farmacia1

En una dura información publicada por el diario argentino Página 12 esta organización de trabajadores relacionados con la industria farmacéutica -preocupados por la ética en su trabajo y el abismo de corrupción al que se ven abocados en muchos casos-, ofrece detalles, nombres y apellidos de médicos y empresas que trafican con recetas. Un responsable de la misma explicaba en ese diario cómo se realizan las gestiones:

Mire, doctor, tenemos este producto nuevo, aprobado por la FDA [Agencia estadounidense de medicamentos] y nos interesa que usted haga una evaluación con sus pacientes’. Y a continuación se le entrega al médico una hoja de evaluación. Por supuesto, todos saben perfectamente que eso no es un verdadero estudio clínico; los estudios clínicos deben estar aprobados por la ANMAT [Agencia de medicamentos de Argentina], ser gratuitos y seguir determinados procedimientos (…) ‘Y como esto implica mayor trabajo para usted, doctor, estimamos que le corresponden 50 pesos por la visita de cada paciente (…)’ Aunque en realidad esos recursos indirectos ya no se usan mucho; últimamente se hacen las cosas mucho más guarangas (obscenas)”.

La denuncia de la AAPM no escatima datos:

El laboratorio Casasco, junto con un producto, estuvo entregando al médico unas tarjetitas para raspadita, con premios. El laboratorio Syncro (hoy absorbido por Ivax), sorteaba un auto entre cien números que se otorgaban de este modo: si el médico prescribía un tratamiento recibía un número; si prescribía dos, dos números; con diez prescripciones obtenía diez de los cien números; y así sucesivamente”, explicaría el representante de los agentes de propaganda médica.

Añadiría además otros datos reveladores:

El doctor Federico Pavlovsky describió perfectamente lo que pasa [se refiere a una información publicada con anterioridad por el mismo diario]. ¿Y cómo controlar si el médico cumple en prescribir aquello por lo que se le paga? Los laboratorios hacen auditorías a partir de la información que compran de forma ilegítima. Las obras sociales, PAMI (Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados) y IOMA (Instituto de Obra Médico Asistencial) tienen convenios con administradoras de fármacos por las cuales la información se vuelca en planillas donde se incluyen datos confidenciales como los nombres y diagnósticos de los pacientes. Todo eso termina en poder de los laboratorios que lo usan para armar estrategias y para auditar el cumplimiento de los médicos”.

Más info: Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad.

Anuncios

9 comentarios

  1. Me pregunto si hay mucha diferencia entre Argentina y el resto de países del mundo.

    Gracias, Miguel.

    Paqui

  2. repugnante, solo me viene a la cabeza el adjetivo repugnante.

    gracias por informar

  3. Buenas

    Efectivamente, más de lo mismo, es simplemente vomitivo.

    Salu2,

  4. DENUNCIA CONTRA LOS LABORATORIOS POR SUS ESTRATEGIAS PARA VENDER MAS
    MEDICAMENTOS

    Peor el remedio

    Por Pedro Lipcovich
    Diario Pagina 12 (Argentina) Sociedad | Domingo, 01 de Octubre de 2006

    Por favor…seamos un poco serios. Esta información esta ya “pasada de fecha”, caducada…

    No se niega que la industria desarrolle este tipo de prácticas pero…

    a) Refirámonos a empresas reconocidas no laboratorios “conocidos en su casa a la hora de comer” (Casasco…Syncro…)

    b) Demos información reciente. Esto es un “refrito” del año 2006. Ya ha llovido un poco desde entonces verdad?
    El texto referido del Dr. Federico Pavlovsky. tambien es del año 2006 (aprox) pues escribe: “Si para viajar al próximo congreso de psiquiatría en San Diego, USA, en el año 2007, tengo que recetar …”

    Cuando se informa sobre las “malas prácticas” de la industria (que las hay…y muchas) es preciso documentarse bien…No empezar a “disparar” indiscriminadamente. Eso es “altermundismo” gratuito y frívolo y desdice lo que otros hacemos/trabajamos seriamente (remember Dr. Cocca)
    Saludos

  5. En mi opinión, que la información sea de los años 2006 y 2007 no quiere decir que esté caducada. Es más, creo que sigue siendo de máxima actualidad porque las prácticas referidas siguen utilizándose por las farmacéuticas para conseguir prescripciones.

    Dices que tu trabajo es serio en relación con las malas prácticas de la industria farmacéutica y tachas al autor del artículo de no estar bien documentado por abordar el tema desde una perspectiva diferente a la tuya, utilizando datos para ti caducos pero que ilustran perfectamente lo que aquí se quiere poner de manifiesto. Si quieres le puedes llamar “altermundista”, es posible que lo sea, pero creo que este blog es una excelente herramienta de comunicación entre las personas sensibilizadas por el oscuro mundo de la salud, que sigue considerándose una mercancía más que se puede comprar y vender, en lugar de un derecho (remember Dr. Tognoni).

    Saludos,

    Nykyta

  6. Fernando, hay que contextualizar las informaciones y así lo hago en el primer párrafo. Esta es una información directamente relacionada con todo lo publicado en el blog con anterioridad sobre sobornos a médicos y cohecho, marketing farmacéutico, tráfico de recetas, etc.
    El tamaño de los laboratorios no es relevante sino el hecho en sí mismo, muchas personas “saben” que estas prácticas se realizan pero no conocen los detalles; no suele publicarse sobre ello. Por eso la fecha tampoco es relevante. Además, como sabes, estas prácticas continúan realizándose. La última vez que pude comprobarlo fue en tu ciudad, Oviedo, un día después de tu ponencia en la Facultad de Medicina sobre marketing farmacéutico, tras entrevistarme con un visitador médico. Se realizan con tanta frecuencia y soltura que en el mundo sanitario, en general, en la práctica se están dando por “normales”, cuando son ilegales y antiéticas.

    Sobre iReputation y Benchmarking en la información aparecen “juntos pero no revueltos”, hay que saber contextualizar y no mezclar churras con merinas de manera interesada. En cuanto a Close Up e IMS son dos empresas diferentes que venden datos sobre la prescripción de los médicos. IMS y Close Up son herramienta esenciales de trabajo del visitador médico. Su funcionamiento es un tema oscuro incluso entre los propios visitadores (hay empresas que no permiten a sus comerciales sacarlos de sus oficinas -aunque siempre hay algún rebelde que los guarda y luego sabe qué hacer con ellos, como dárselos a algún periodista para que entienda mejor estas prácticas-). Una visitadora que trabajaba para uno de esos grandes laboratorios farmacéuticos de los que quieres que tratemos me comentaba que mientras trabajaba allí “nunca oficialmente se explicó de dónde procedían los datos, pero te aseguro que prácticamente todos lo visitadores cobran sus incentivos con los datos que compran a IMS. Además de farmacéuticos, intervienen médicos (pagados) que informan de lo que recetan (o de lo que supuestamente recetan)”. Lo de “supuestamente” estaba muy bien traído pues otros visitadores me han confirmado que muchos médicos no se toman en serio rellenar los formularios de IMS Health, lo hacen deprisa y corriendo y por ello la calidad de los datos que vende esta compañía serían discutibles.

    De todos modos si crees que tienes cosas que contar o añadir ilústranos con tu experiencia, tienes que haber visto mucho -pero mucho- trabajando durante años en puestos significativos de grandes laboratorios.

  7. […] Estudios médicos “pseudocientíficos” y más detalles sobre el “tráfico de recetas”migueljara.wordpress.com/2009/08/20/estudios-medicos-pseudoc… por Ricewind hace pocos segundos […]

  8. En Ecuador, la historia es bastante parecida… Tienen premios por “recetar” y además hacen caso omiso de la obligatoriedad constitucional (reciente por cierto) de recetar también el medicamento genérico… POr ahí lei la palabra vomitivo, la palabra repugnante… Más de acuerdo no se puede estar… Eso causa que el ser humano llegue tan bajo, de forma tan miserable por el dinero… Y lo peor es que esta información es solo un poquito de lo que sucede en este mismo y en otros ámbitos…
    Saludos y suerte

  9. En Mèxico, recientemente un periòdico sacò en primera plana todos los tejes y manejes que hacen las farmaceùticas en contubernio con los mèdicos acà.

    La falta de legislaciòn en la materia deja un campo fèrtil para sus fechorìas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: