Vacuna contra el Virus del Papiloma Humano: ¿Más vale prevenir?

Un artículo de opinión de Josep Manuel da Pena, médico de familia que ejerce en Barcelona.

¿Mas vale prevenir?

Como se ha dicho en el artículo de entrada, recientemente se han publicado dos artículos de investigación que mostraban que los genotipos 16 y 18 del Virus del Papiloma Humano (VPH) no se hallaban más allá de en el 30% de las lesiones CIN2 i CIN3 en mujeres de nuestro país. Hace unos dias se ha sabido que la incidencia de casos de cáncer de cuello uterino también han disminuido en nuestro entorno durante los diez últimos años.

Mientras tanto, las niñas en los colegios siguen vacunándose a velocidad de crucero por cuenta de la Administración autonómica: en unos casos con una de las vacunas y en otros con la otra. Además la vacunación se hace en cohortes de edad diferentes según la Comunidad. ¿Que pasará si cambian de lugar de residencia? También he podido comprobar que muchas mujeres sexualmente activas se vacunan “por si acaso”, muchas veces por consejo de su ginecólogo y también que hay un sesgo evidente; se vacunan más las de más recursos económicos.

Incluso colegios profesionales de médicos y de abogados han hecho de intermediarios para conseguir la vacuna más barata para sus colegiadas comprando más unidades. La eficacia del preparado está por demostrar; y su eficiencia, por tanto, ¿dónde queda? Algunos de nuestros políticos autonómicos corrieron a prometer la vacuna a sus niñas con fines electorales y los otros… “como lo hace el vecino, yo no seré menos”. En Madrid, Salgado, ministra de Sanidad de entonces, se abstuvo de tomar decisiones en su momento, pero su sucesor no se lo pensó dos veces para tomarlas y mantenerlas a pesar del “susto” de las dos niñas de Valencia. Una vez más las mujeres demuestran más inteligencia y prudencia que los hombres.

A todo esto, el entorno estaba perfectamente preparado con una ingeniosa y poderosísima operación de marketing a varias bandas: creación del monumento de Valencia con sus prismas “2008 odisea espacial” con el nombre de mujeres que enviaron un correo a dos amigas en favor de la vacuna; aparición providencial de grupos de pacientes que antes no existían y que exigían la distribución universal de la vacuna; líderes de opinión especialmente de la muy científica Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (que por cierto ahora vuelven a recomendar el tratamiento hormonal sustitutorio con todo lo que ha llovido) de la que no hay más que entrar en su web-organización-colaboradores para ver quien hay detrás; premios Nobel y Príncipe de Asturias a los investigadores de la vacuna (¿cuanto habrán pagado?); y campañas “informativas” a la población con fotografias de madre e hija guapísimas las dos mirando al futuro con confianza.

En fin, ya se sabía que la codicia humana no tiene límites y que siguiendo su dictado la industria ha transformado el antiguo e inespecífico refrán nuestro “más vale prevenir que curar” en un más realista y objetivo “más beneficia prevenir que curar”. Pero es que la estupidez humana ¿tampoco conoce límites? ¿Que no véis que nos están utilizando a todos en nombre de un intangible para que algunos pocos sean más ricos?

Diagnóstico interesado de histeria tras la vacunación contra el papilomavirus

Como recordarán a comienzos de febrero de 2009 se producía la crónica de unos “daños colaterales” anunciados. El Ministerio de Sanidad y Consumo ordenaba la “suspensión temporal” de un lote de vacunas contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) de la marca Gardasil -fabricadas por el laboratorio Merck- tras conocerse la existencia de dos casos de efectos adversos en niñas en Valencia. Carla y Raquel, las muchachas afectadas, pusieron nombre a la desgracia. Sus constantes recaídas dentro del Hospital Clínico de Valencia, con idas y venidas a la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) del centro que duraron semanas, consiguieron poner de manifiesto las incoherencias de la implantación de la vacuna.

A finales de abril, dos meses y medio después, se realizó un foro en Francia que reunió a expertos internacionales que afirmaron que los problemas de salud que sufrían las dos niñas de Valencia no estaban relacionados con la vacuna. Los ponentes sugirieron que las menores habían sufrido un “Síndrome de Conversión”, algo así como la histórica histeria. Vaya que las chicas o estaban locas o se lo hicieron. La noticia fue reproducida por muchos medios de comunicación y en cierto modo ese hito significó el “cierre del caso”. Pero lo que no recogió la prensa como debía fue que la convocatoria francesa estuvo patrocinada por las multinacionales farmacéuticas que fabrican las dos marcas de vacunas contra el VPH. Así lo hizo Pilar G. del Burgo en el diario Información de Alicante. Sólo había que ver la página web de la Fundación Mérieux, organizadora del evento científico, para comprobar que entre sus socios financieros se encuentran Sanofi Pasteur MSD y GlaxoSmithKline, además de otros laboratorios e instituciones dedicadas a la vacunación masiva y sistemática. Prácticamente al alimón el Ministerio de Sanidad daba carpetazo al asunto.

Gracias al trabajo del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) nos enteramos de algunas contradicciones interesantes:

La aireada conclusión del denominado “Congreso de expertos” celebrado en Lyon y pagado por los laboratorios que fabrican los dos tipos de vacuna comercializados en España, que las dos niñas padecían una histeria de conversión o convulsiones de tipo psicógeno, nos hizo revisar la literatura científica para saber si había algún tipo de prueba o determinación que pudiera diferenciar una convulsión psicógena de una orgánica. La consulta de Harrison’s, Principles of Internal Medicine, 17h Edition, en su p. 2506, nos aclara que a veces es difícil distinguir las convulsiones orgánicas sobre todo las crisis parciales complejas que provienen del lóbulo frontal de las psicógenas, porque incluso pueden cursar con los Electroencefralogramas convencionales normales. Recomienda la determinación de la prolactina sérica que aumenta durante los 30 minutos post crisis convulsiva mientras que las psicógenas no lo hacen. (Autor del capítulo Daniel H. Lowenstein)”, escribe Carme Valls-Llobet.

Shah AK et al confirmaron esta afirmación en 2002,

demostrando que las crisis orgánicas se asociaban a un incremento de la prolactina del doble del basal, con un valor predictivo de esta determinación de un 96 % en caso de ser positiva. Por lo que hemos podido saber, las niñas de Valencia aumentaban más del doble los niveles de prolactina después de la convulsión. Por lo tanto se trata de convulsiones orgánicas y no psicógenas o histéricas, que se iniciaron después de la segunda dosis de vacuna VPH.

La medicina basada en la evidencia puede ayudar a hacer diagnósticos y dejar de lado las opiniones más o menos interesadas. El diagnóstico de histeria cuando no se sabe qué decir ni diagnosticar nos retrotrae a períodos oscurantistas a los que no deberíamos volver en el siglo XXI, y menos para diagnosticar a niñas y mujeres.

Nuevas evidencias sobre la utilidad de la vacuna VPH

La doctora Carme Valls-Llobet, endocrinóloga y presidenta de la asociación científica Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS), a la que conozco personalmente, ha aportado nuevos e interesantes datos sobre la baja eficacia de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), virus que puede provocar cáncer de cuello de útero. Así, cuenta que en diciembre de 2007 se consideraba que en España la prevalencia de las cepas 16 y 18 de este virus, supuestamente las más comunes, era sólo del 50% de las lesiones graves de cérvix  o de cáncer, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) citados en  (Martínez–González MA et al 2008)[i], pero basándose en estudios efectuados durante 2005-2006.

Posteriormente -comenta Valls- muchos clínicos ya hemos observado que la mayoría de infecciones no eran producidas por estas dos cepas, pero dos recientes estudios realizados durante 2008 por dos equipos españoles en cuatro territorios diferentes del Estado Español, corroboran la observación clínica”.

En el estudio realizado en Cataluña por el doctor González–Bosquet[ii], sólo el 28,2% de mujeres con este tipo de cáncer fueron infectados exclusivamente por los tipos 16 y 18. En el análisis realizado en tres puntos de la geografía española, Cantabria, León, y Burgos, por el investigador Gomez-Román[iii] del departamento de Anatomía patológica del Hospital Marqués de Valdecillas (Santander), se observó que era muy frecuente la presencia de múltiples genotipos de virus entre la población, y que los serotipos 16 y18 en las lesiones de alto riesgo sólo se presentaban en el 30%, y estaban ausentes en el 70 % restantes.

Todos los estudios más recientes publicados confirman las observaciones clínicas, que nos permiten afirmar que las cepas 16 y 18 sólo producen el 30% de lesiones precancerosas o cancerosas en España. No se puede afirmar con evidencia científica que la vacuna del VPH protege del 70 % de las lesiones, como han pretendido los fabricantes de las vacunas Gardasil y Cervarix. Estas mismas evidencias se han observado entre la población alemana y hace replantearse a la salud pública la vacunación de la población de niñas con las actuales vacunas.


[i] Martínez-González MA, Carlos S, de Irala J. [Human papillomavirus vaccine: optimism versus prudence]. Med Clin (Barc). 2008 Sep 6;131(7):256-63.

[ii] González-Bosquet E, Esteva C, Muñoz-Almagro C, Ferrer P, Pérez M, Lailla JM. Identification of vaccine human papillomavirus genotypes in squamous intraepithelial lesions (CIN2-3). Gynecol Oncol. 2008 Oct;111(1):9-12.

[iii] Gomez-Roman JJ, Echevarria C, Salas S, González-Morán MA, Perez-Mies B, García-Higuera I, Nicolás Martínez M, Val-Bernal JF. A type-specific study of human papillomavirus prevalence in cervicovaginal samples in three different Spanish regions. APMIS. 2009 Jan;117(1):22-7.

El Premio Príncipe de Asturias y el marketing de la vacuna VPH

Un nutrido grupo de asociaciones relacionadas con la salud pública y los derechos de la mujer han promovido una campaña de desacuerdo con la entrega del Premio Príncipe de Asturias (PPA) de Investigación Científica y Técnica de 2009 a los investigadores que desarrollaron la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), presentada por la Asociación contra el cáncer de cuello de útero y la Asociación para la prevención del virus del papiloma humano.

Algunas de las razones que esgrimen son:

1.- Con frecuencia la investigación en salud no responde a verdaderas necesidades sociales, sino más bien a intereses económicos de quien las desarrolla, por eso cada vez más voces se alzan pidiendo una investigación en salud independiente de las empresas farmacéuticas. Por otra parte, la disponibilidad de un producto sanitario no implica que tenga necesariamente un impacto positivo en la salud de la población, sino que puede suceder lo contrario, como es el caso, entre otros muchos, del medicamento Vioxx, comercializado por Merck, la misma empresa que comercializa una de las vacunas contra el VPH.

2.- Desde que se aprobó la introducción de la vacuna contra el VPH en nuestro país, miles de profesionales, sociedades cientificas, asociaciones de mujeres y otros grupos con interés por la salud han solicitado una moratoria en la aplicación de la vacuna. La petición, firmada por catedráticos de salud pública y epidemiología, entre otras más de 8.850 firmas, argumenta:

-No existe epidemia de cáncer de cervix en España. La incidencia de este cáncer es una de las más bajas de Europa y del mundo por lo que este cáncer no se considera una prioridad sanitaria en nuestro país y su pertinencia coste-efectividad todavía no está demostrada.

-Dado el poco tiempo de estudio de la vacuna, no se conocen los efectos adversos a largo plazo de la misma, aplicada a grandes poblaciones.

-La vacuna no ha sido estudiada en la población de niñas a la que está dirigida, lo que ha llevado a una de las investigadoras principales de la vacuna a considerar su aplicación “un gran experimento de salud pública”. Sus palabras se han visto tristemente corroboradas por los recientes casos de dos niñas en Valencia con diagnóstico todavía poco convincente.

-La vacuna, que sólo protege contra dos de las cepas de alto riesgo de contraer cáncer, ha sido comercializada argumentando que estas son las cepas que producen el 70% de los cánceres de cervix. Estudios independientes han puesto en entredicho la supuesta prevalencia de estos serotipos en España, haciéndolos responsables de un porcentaje mucho menor de casos de cáncer.

3.- También ha sido reiteradamente denunciada, en nuestro país y en otros muchos países del mundo, el tono de la campaña publicitaria de la vacuna que, además de engañosa, ha sido calificada como chantajista y falta de ética por muchas personas y como la campaña del marketing del miedo por los/as periodistas.

4.- La concesión del Premio Nobel de Medicina al descubridor de la relación entre el VPH y el cáncer de cervix, se vio empañada por las noticias en la prensa, en las cuales de desvelaban las vinculaciones existentes entre dos miembros del jurado encargados del fallo de los premios Nobel con una multinacional farmacéutica ligada a las vacunas, hecho investigado por la fiscalía sueca.

Las promotoras de esta campaña de desacuerdo consideran que conceder los Premios Príncipes de Asturias es “una acción más del marketing de la industria que comercializa la vacuna y advertimos que otorgar el premio en estas circunstancias abriría una gran duda en el prestigio y la trayectoria de los PPA”. Las asociaciones que suscriben esta otra “moratoria” son: Red-Caps- Asturias, Tertulia Feminista “Les Comadres”, Abogadas por la igualdad (Asturias), Asociación de mujeres por la salud Nielda, AFA, Espacio Experimental de Mujeres, Colectivo Escuela No-sexista, CGT-Oviedo, TríbadAS/Xega, CC.OO. Enseñanza Asturias, Amdas la Fonte, Associació de dones de les Illes Balears per a la salut, Plataforma No Gracias, Equipo CESCA de Madrid o Federación de Asociaciones para la Defesna de la Sanidad Pública, entre otras.

Más info: El caso Vioxx se narra en profundidad en Traficantes de salud, que también dedica un capítulo monográfico a las multinacionales farmacéuticas Merck, Sanofi Aventis, GlaxoSmithKline, productoras de las dos marcas de la vacuna VPH.

Razones para el “no” o la moratoria a la vacuna contra el papiloma

Tras producirse los primeros casos de efectos adversos provocados por la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) han vuelto a levantarse voces de profesionales de la salud que exigen su no aplicación o al menos una moratoria hasta que se demuestre la eficacia y seguridad de la misma.

Para empezar, insisto en que se debería pedir ‘consentimiento informado’ a pre-adolescentes y/o padres. Sabemos de efectos adversos graves (‘casualidades’ que dicen), incluso muerte, documentadas desde el año 2007. Lo mínimo es vender la vacuna con sus ‘ventajas’ y sus efectos adversos, por más  dudosos que sean (no más dudosos los efectos adversos que las ventajas, y aquellos son más precoces). Es indigno, y de un paternalismo absurdo, vender la vacuna solo con ventajas. Lo mínimo es la honradez en la venta del producto. Se podría reclamar [judicialmente] por ese vender los beneficios sin anunciar posibles perjuicios”.

Quien así se expresa es Juan Gérvas, médico de Canencia de la Sierra, Garganta de los Montes y El Cuadrón (Madrid); profesor (Salud Internacional) en la Escuela Nacional de Sanidad; y profesor (Salud Pública) en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid. Una persona muy respetada en los círculos sanitarios por su inquebrantable compromiso con la salud de las personas y su independencia.

Lo que sigue a continuación es un artículo que me envía Gérvas y que reproduzco con su permiso en el que ofrece numerosas razones para un “no” a la vacuna. Recordarles que sigue abierta la recogida de firmas de la campaña promoratoria de la VPH:

Insisto en distinguir entre efectos adversos a corto plazo (muerte, convulsiones, síncope, desvanecimiento, convulsiones, dolor intenso, artralgias y demás) y efectos adversos a largo plazo. Aumentan las anomalías congénitas en las mujeres embarazadas que se vacunan. Ya he señalado el aumento de abortos en las mujeres vacunadas (no abortos en las que se vacunan estando embarazadas sino en las vacunadas que luego se quedan embarazadas). De eso no se dice nada, pero la EMEA [Agencia Europea del Medicamento] tiene un grupo de vacunadas noruegas en seguimiento por la preocupación al respecto. Por otra parte, a largo plazo, cabe esperar un cambio de la ‘ecología’ de la vagina y del cuello de utero, por el efecto del ‘nicho vacío’ (la desaparición de los dos virus oncogénicos contra los que se vacuna); hay datos que sugieren el desarrollo de canceres de cuello de utero más agresivos en las vacunadas. También a largo plazo cabe esperar cambios en la conducta sexual de las niñas vacunadas, quizá en forma de aceptar más riesgos al sentirse inmunes frente a la enfermedad sexual más frecuente (y al ignorar que sólo se defienden de dos virus de los quince oncogénicos conocidos) lo que conllevará la aparición de más casos de sífilis, gonococia y clamidias, y más embarazos no deseados (y abortos voluntarios) y esterilidad.

De los datos estadounidense de VAERS [Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas de Estados Unidos] se puede deducir una frecuencia de 625 efectos adversos declarados por cada millón de dosis puestas de la vacuna contra el VPH (incluye 1,8 muertes asociadas por millón de dosis). Con la vacuna contra la meningitis, podemos estimar una frecuencia de 424 efectos adversos declarados por cada millón de dosis puestas (incluye 0,6 muertes asociadas por millón de dosis). Es decir, la primera vacuna se asocia a más declaraciones de efectos adversos, y más graves (el triple, respecto a muertes). En España se han puesto ya 1.200.000 dosis de la vacuna contra el VPH, luego tendríamos que esperar 750 declaraciones de efectos adversos, de ellos el 6% graves (es decir, 45, que probablemente incluya alguna muerte).

Es llamativo que la vacuna contra el VPH se esté poniendo en España y en el mundo mayoritariamente a mujeres no cubiertas por el programa vacunal (éste, de niñas y pre-adolescentes, sólo representa el 25% del negocio en España). Conforme aumenta la edad disminuye la eficacia. En las mujeres no vírgenes es de apenas el 17%, hasta los 28 años; después llega a caer a 0%.

Es grave que la vacuna se haya ensayado en apenas 1.500 menores de 16 años (¡para aplicarlo luego a millones en el mundo entero!), pero además en estas 1.500 sólo se ha estudiado la inmunidad humoral (en la sangre) cuando la inmunidad natural es en las células del cuello de útero. Es una extrapolación sin fundamento científico pasar de inmunidad humoral a celular y suponer efectos beneficiosos por el cambio en los anticuerpos en la sangre.

Es urgente que se obligue a las compañías farmacéuticas a hacerse cargo de los gastos de los efectos adversos, de los daños que provoque la vacuna, y en su caso de los gastos que conlleve la revacunación masiva a largo plazo (si la duración de la inmunidad es de menos de 30 años). Es ridículo exigir ‘causalidad’ probada para la asociación con efectos adversos, pues la propia vacuna no tiene ‘causalidad’ probada de eficacia, sino simple asociación con menos lesiones producidas por los virus contra los que se vacuna (eficacia del 17 % si sólo se considera este efecto referido a las lesiones asociadas a los virus contra los que se vacuna, y si se hace el análisis de los ensayos clínicos como hay que hacerlo, ‘por intencion de tratar’).

La infección por VPH es frecuentísima, casi en el 90% de las mujeres, pero la muerte por cáncer de cuello de útero es muy muy infrecuente (por ejemplo, del 0,3% en España). Es decir, las mujeres tienen un potentísimo mecanismo defensor inmunogénico frente al VPH oncogénico. ¿Vamos a modificarlo y a jugar a aprendices de brujo?

Buitrago del Lozoya (Madrid, España), miércoles 18 de febrero de 2009.

Más infohttps://migueljara.wordpress.com/2009/02/09/la-vacuna-contra-el-papiloma-comienza-a-producir-danos-colaterales/

Sobre el fabricante de la VPH Gardasil, Merck, y los antecedentes mortales de su fármaco Vioxx: Traficantes de salud.

La vacuna contra el papilomavirus comienza a producir “daños colaterales”

Es la crónica de unos “daños colaterales” anunciados. Como ya sabrán, el Ministerio de Sanidad y Consumo ha ordenado la suspensión temporal de un lote de vacunas de la marca Gardasil (del laboratorio Merck) contra el virus del papiloma humano (VPH) tras conocerse la existencia de dos casos de efectos adversos en niñas. A la opinión pública se le está ocultando que según la organización no gubernamental estadounidense Judicial Watch -dedicada a examinar las acciones del Gobierno norteamericano-  hasta mediados de junio de 2008 ha habido en Estados Unidos 18 personas muertas y 8.864 que han sufrido efectos adversos tras ser vacunadas con Gardasil. La publicación española Discovery DSalud lo había avisado en octubre de 2008.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana y el Ministerio achacan los efectos adversos a un solo lote, el NH52670, por lo que no ha prohibido la comercialización total de la vacuna, como debería hacer hasta comprobarse su inocuidad. Esta será una aventura pues, como advirtió la campaña pro moratoria de este preparado (que recoge firmas contra la aplicación de la vacuna) u organziaciones como la World Association for Cancer Research (WACR), no hay datos suficientes que avalen la seguridad de la vacuna. La FDA norteamericana -que recordemos que recibe un 70% de su financiación de los laboratorios pese a ser una institución pública- aprobó la vacuna por la vía rápida. Como recuerda la WACR, esto es incomprensible:

Porque la incidencia de este problema en el mundo es muy baja- permitiendo al laboratorio fabricante que la vendiera sin tener que presentar el estudio masivo exigido ¡hasta septiembre de 2009! Luego, ¿por qué no se espera al menos hasta esa fecha?”.

Pese a que la urgencia por vacunar no se justifica, el marketing del miedo ha logrado que millones de personas vacunen a sus hijas. El Virus del Papiloma Humano no es una enfermedad aerotransportada altamente infecciosa que justifique una vacunación obligatoria. No hay un riesgo inmediato de transmisión rápida del VPH en nuestras escuelas al igual que pudiera llegar a ocurrir en un momento dado con un brote de meningitis o sarampión.

Otro de los datos que han pasado desapecibidos por el ruido de miedo que han creado los publicistas de la campaña pro VPH, entre ellos la agencia Shackleton, es que como afirmaba la WACR:

Tampoco está debidamente explicado por qué Merck testó Gardasil contra un placebo que contenía aluminio. Mientras la mayoría de los placebos tienen base salina la FDA permitió a Merck usar un placebo con aluminio lo que indudablemente reduce la posible diferencia estadística en el número de efectos secundarios entre el producto y el placebo”.

En suma, no hay consenso de la comunidad científica sobre la seguridad de la vacuna. Y como se ha denunciado en reiteradas ocasiones, no se han dado a conocer los artículos científicos sobre los posibles efectos secundarios del producto. Ni se ha ofrecido información sobre qué ocurrirá cuando se inocule a la vez que otras vacunas. Desde luego, el actual director general de Salud Pública, Ildefonso Hernández-Aguado, tiene una buena patata caliente entre la manos, por aquello de que antes de ocupar el cargo era uno de los líderes de la campaña pro moratoria de esta vacuna. ¿Alzará su voz ahora para que la moratoria se lleve a cabo y no se retire solo un lote sino toda la campaña VPH? Hay motivo.

Todo lo publicado en este blog sobre la VPH: https://migueljara.wordpress.com/2008/12/21/el-nobel-del-papiloma-humano-y-la-corrupcion-inducida-de-un-laboratorio/

https://migueljara.wordpress.com/2008/11/24/desobediencia-civil-a-la-implantacion-de-la-vacuna-del-vph/

https://migueljara.wordpress.com/2008/11/13/j-herraez-oncologo-la-campana-contra-el-cancer-de-cuello-de-utero-es-puro-negocio/

https://migueljara.wordpress.com/2008/11/05/sanidad-desoye-la-peticion-de-moratoria-sobre-la-vacuna-contra-el-virus-papiloma-humano/

https://migueljara.wordpress.com/2008/05/20/dudas-sobre-la-vacuna-contra-el-virus-del-papiloma-humano/

El Nobel del papiloma humano y la corrupción inducida de un laboratorio

Algo olía a podrido y no era en Dinamarca precisamente sino cerca, en Suecia. En el año del comienzo de la vacunación masiva de niñas con la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), el Premio Nobel de Medicina recayó en Harald zur Hausen. Ahora se publica que el jurado que se lo concedió incluía a dos personas relacionadas con el laboratorio sueco-británico AstraZeneca, Bo Angelin y Bertil Fredholm. Estos días se publica sobre que Fredholm, actual presidente del Comité Nobel de Medicina, era un consultor pagado para AstraZeneca en 2006 y que Angelin es miembro del Consejo de AstraZeneca y por ello su voto a favor del ganador resulta sospechoso. El premio le fue concedido a Harald zur Hausen por sus trabajos en el descubrimiento de que el virus del papiloma humano es el causante del cáncer de cuello de útero. AstraZeneca es la dueña desde 2007 de la empresa MedImmune, a su vez dueña de la técnica para obtener las partículas que han servido para fabricar las dos primeras vacunas contra el VPH.

 

AstraZeneca esponsoriza desde hace tiempo dos empresas de la Fundación Nobel, Nobel Media y Nobel Web. Michael Sholman, director ejecutivo de la Fundación Nobel, declaró a la revista Scientific American que las relaciones entre estos científicos y la compañía eran conocidas y que no se había considerado que existiese conflicto de intereses porque las relaciones de AstraZeneca se limitaban a la patente de una técnica utiliza en la fabricación de diferentes vacunas.

Sin duda, la elección de este Nobel de Medicina ha sido un gran evento promocional del que han salido ganando los productores de la controvertida vacuna cuyos nombres comerciales son Gardasil, de Merck (en USA) y Sanofi Pasteur Merck (en Europa), y Cervarix del laboratorio GlaxoSmithKline (GSK), que pagan a MedImmune los correspondientes derechos de patente. Harald zur Hausen ha contribuido a la causa del marketing del miedo de los laboratorios beneficiados por la aplicación de la vacuna. “Las críticas al premio Nobel del virus VPH han venido de sus declaraciones, absurdas y fuera de lugar, a favor de la vacunación mundial con las vacunas actuales. Ha demostrado estar fuera de onda y de rigor científico y, por ello, en Alemania han tenido la disputa cuando un grupo de médicos se ha manifestado en contra de la vacunación”, me comenta un médico de familia.

Ahora, la institución que premia a los investigadores es investigada por la división anticorrupción de la Policía sueca. No es la única investigación que está realizándose relacionada con AstraZeneca pues la Dirección General de Competencia de la Unión Europea está investigando a la compañía, a la que acusa de estar bloqueando la entrada en el mercado de medicamentos genéricos -más baratos que los de patente-, elevando las facturas de los contribuyentes y reduciendo los incentivos para la innovación. Los trabajos de la citada institución comenzaron hace un año y hace unas semanas se han conocido los primeros resultados que reafirman la línea de corrupción de la competencia por parte de los laboratorios en la que trabaja el organismo europeo por lo que el proceso continúa. Es de destacar que ya en 2005 AztraZeneca fue multada por Competencia exactamente por lo mismo, retrasar el acceso al mercado de genéricos de su medicamento Losec.

En el breve periodo que va de 2000 a 2003, casi la totalidad de las grandes compañías farmacéuticas pasaron por los tribunales de EE.UU., acusadas de prácticas fraudulentas. Ocho de dichas empresas fueron condenadas a pagar más de 2,2 billones de dólaresde multa. En cuatro de estos casos las farmacéuticas implicadas reconocieron su responsabilidad por actuaciones criminales que pusieron en peligro la salud y la vida de miles de personas. Una de ellas era AstraZeneca, como narra en su libro Los crímenes de las grandes farmacéuticas una monja, Teresa Forcades.

 

 

La Fiscalía de Suecia también investiga por un posible delito de soborno los viajes a China de miembros del jurado de los Nobel pagados por las autoridades del país asiático. Se da la circunstancia, seguramente sólo sea casualidad, que AstraZeneca está realizando importantes inversiones en China.

La compañía farmacéutica se ha visto envuelta en los últimos años en numerosos escándalos de corrupción, tráfico de influencias, lobby y prácticas irregulares que nos hacen preguntarnos: ¿cómo puede una compañía así, con la falta de ética que exhibe, estar en el jurado de un premio supuestamente tan prestigioso como el Nobel de Medicina? Francamente creo que esto devalúa a los Nobel.

Por apuntar un último caso, no menos importante. El Grupo de Blanqueo de Capitales de la Jefatura Superior de Policía desmanteló hace unos meses una trama de facturas falsas, en la que presuntamente estaban implicados un laboratorio farmacéutico y un empleado de una empresa de informática de Zaragoza (España). Según las pesquisas policiales, el primero compraba ordenadores, impresoras y material informático para obsequiar a algunos médicos, con el ánimo de captar el interés de estos por sus productos. Operaciones no permitidas por el código deontológico que rige la industria farmacéutica. Una trama de sobornos a médicos para que receten los productos del laboratorio, vaya. ¿Adivinan cual es la compañía denunciada? Las pistas pueden encontrarse en un foro de internet creado por empleados de AstraZeneca afectados por despido. Primero lean bien la información del Heraldo de Aragón y luego los comentarios de los empleados del laboratorio. Uno de ellos indica: “No sólo problemas entre compañeros, sino un proceso judicial abierto, al parecer por instancias del fiscal por pagos a médicos con facturas falsas de asistencia a cursos, que en el juzgado entienden que es una práctica de al parecer unas 25 personas, todas por casualidad siguiendo el mismo método, por lo que entiende que existe responsabilidad de algún jefe superior, y si embargo la empresa parece decir que es una decisión personal y además al parecer, se presenta como acusación particuar contra los delegados”.

El caso está en manos del Juzgado de Guardia de Zaragoza, sin noticias de momento. Seguiremos informando.

Más info:

Traficantes de salud

-Videos de Informativos Tele5: https://migueljara.wordpress.com/archivo/mis-videos/

https://migueljara.wordpress.com/2008/02/01/denuncia-en-los-tribunales-los-sobornos-de-su-empresa/

https://migueljara.wordpress.com/2008/08/30/las-leyes-que-prohiben-el-soborno-a-los-medicos-i/

https://migueljara.wordpress.com/2008/07/28/los-codigos-eticos-de-los-laboratorios-no-evitan-el-soborno-a-los-medicos/

Desobediencia civil a la implantación de la vacuna del VPH

El márketing del miedo que están promoviendo los fabricantes de la vacuna contra el virus del papiloma humano y la connivencia de las administraciones públicas en su promoción y venta está dando sus frutos. No dispongo de datos concretos, de estadísticas de su implantación, aunque quizá sea significativo el comentario que hace unos días, al concluir mi conferencia en la Feria de Alimentación y Salud de Balaguer (Lleida) me hacía una madre preocupada: mi hija es la única de su clase a la que no se la van a poner. Esta mujer quería que yo volviera a repetirle a su hija, esta vez en vivo y en directo, lo que he publicado en las últimas semanas sobre el asunto. La pequeña, de hermosos y despiertos ojos azules, me miraba atenta y de su boquita de pezqueñín, venciendo la inocencia de sus 11 años, surgió un: lo he leído todo. Madre e hija estaban mejor informadas que yo por lo que no hizo falta añadir nada. Pero se quejaban con amargura de la presión psicológica a la que les someten los demás padres del centro donde estudia la niña por no haber aceptado el voluntario mandato de compañías vendedoras y gobiernos. Esta escena me consta que está repitiéndose desde que la citada vacuna se aplica, ya digo, voluntariamente. Y en general, ocurre con cada acto de vacunación. Los padres que deciden libremente no vacunar a sus hijos suelen ser vistos como seres que no quieren a sus pequeños o asociales o alternativos, gente rara desconfiada en la que no se puede confiar.

vacunavph2

Pero pese a que una vez más intenta imponerse la ley del más fuerte -que no tiene porqué ser el que más razón lleve-, lo cierto es que multitud de profesionales sanitarios a los que no puede acusarse de no querer a sus hijos o de ser asociales, ni siquiera de “alternativos” en la mayor parte de los casos, dudan de la idoneidad de aplicar la vacuna contra el virus del papiloma humano y así lo manifiestan públicamente. Algunos de ellos incluso proponen medidas concretas para actuar al respecto. Hace unos días un Jefe de Sección de Farmacia Hospitalaria de uno de los hospitales españoles más grandes me comentaba: “dado el desastre de lo ocurrido y la situación en España, donde prácticamente todas las comunidades están ya vacunando, la estrategia debería ser conseguir algo parecido a lo que tú cuentas en el blog que ha ocurrido en el estado de Virginia, en los USA, es decir, realizar una presión social lo suficientemente grande como para que se dé marcha atrás a esta locura. Por tanto, informémonos bien lo que ha ocurrido en Virginia, comparemos las similitudes y diferencias de su escenario respecto al nuestro y veamos qué se puede reproducir”. Es una buena idea, allí se ha aplicado una moratoria al menos hasta 2010.

También hay que pedir el cambio en el puesto de trabajo del profesor Hernández Aguado pues representa un claro conflicto de intereses que ocupe la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad español el que hasta hace muy poco era unos de los líderes del movimiento promoratoria en la aplicación de la vacuna contra el VPH en nuestro país. Se le debe exigir que mantenga sus posiciones iniciales y por tanto se propicie un debate en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud -el que decide sobre la aplicación de la vacuna en las regiones- conducente a dar marcha atrás a las políticas actuales de las distintas comunidades autónomas. Si Hernández Aguado no consigue la moratoria que defendía debe dimitir. Las organizaciones sanitarias y sociales relacionadas con la salud pública deberían coordinarse para si persiste la vacunación exigir la dimisión del actual máximo responsable de Salud Pública.

vacunavph1

Creo, con los profesionales sanitarios preocupados por este asunto, que las madres y los padres tienen derecho a la desobediencia civil. No sólo a no vacunar a sus hijos, ese derecho de momento está garantizado, aunque nunca se sabe pues Merck ha intentado ya en ocasiones que la vacuna sea obligatoria. Las asociaciones de padres y madres de alumnos deben iniciar el debate en los colegios, no olvidemos que otra de las ideas es en un futuro vacunar también a los varones. Este profesional sanitario que menciono más arriba me cuenta: “En el hospital donde trabajo ya hemos iniciado una serie de sesiones clínicas de concienciación y estamos trabajando la manera de poder llegar a la población. Un rechazo, si no masivo, sí al menos testimonial de una buena parte de padres y madres haría cuestionarse estas políticas a los servicios de salud. Más complicado, pero no imposible de replantear, sería un rechazo de los profesionales a esta vacunación, una especie de objeción de conciencia ética. Estamos en momentos de crisis con muchos trabajos de profesionales sanitarios con carácter eventual y los sistemas de incentivos y coactuación que pueden hacer difícil que esto tenga éxito, pero por ello no debemos dejar de plantearlo”. En efecto, los profesionales sanitarios tienen la capacidad de abrir el debate y formar a la sociedad sobre este tema. Y también tienen la conciencia y la ética como herramientas para crear valor (que se dice ahora no sin cierto aire cursi) en su profesión, devaluada, como podemos comprobar, por los intereses económicos de los grandes laboratorios.

vacunavph3

Por último, -de momento-, los responsables políticos de los servicios sanitarios no deben quedar impunes a la decisión que han tomado de implantar la vacunación con un preparado tan polémico. En plena crisis, cuando no se están renovando contratos a médicos y enfermeras en los centros sanitarios, que se están recortando gastos de hostelería y confort en los centros, cerrando consultas y servicios sanitarios en horario de tarde en atención primaria y tantas otras cosas, no puede aprobarse un gasto tan grande en vacuna contra papilomavirus. Una vacuna, como advierten los profesionales sanitarios críticos, de dudosa efectividad, dudosa seguridad y que puede comprometer los programas de cribado. Sólo en Andalucía 14,5 millones de euros invertidos por la Consejería de Salud en la vacunación de la cohorte de niñas de este año, podría haber sido empleada en otros programas sanitarios para los que existen fuertes evidencias de reducción de la mortalidad y la morbilidad y que están esperando una financiación específica.

J. Herráez, oncólogo: “La campaña contra el cáncer de cuello de útero es puro negocio”

La enorme campaña de márketing que los laboratorios Merck y GlaxoSmithKline, fabricantes de la vacuna contra el cáncer de cuello de útero, llevan a cabo para promover dicha dolencia y el uso de dicho remedio está convirtiéndose en el asunto de salud que más atención ciudadana despierta. No es para menos pues como ya comentábamos en una anterior información las dos compañías se han embarcado en un proyecto mundial de expansión del miedo para obtener cuantiosos beneficios de Gardasil y Cervarix, marca de las vacunas. Durante las últimas semanas muchas personas críticas con este preparado desean conocer más argumentos para decidir si aplicársela a sus hijas o no. Y eso es lo que de nuevo nos convoca y nos seguirá convocando en estas páginas. En medios sanitarios ha pasado desapercibida una carta que envió el oncólogo Javier Herráez al director de la revista Discovery DSalud y que fue publicada en dicha revista en septiembre pasado, en su número 108. Este profesional sanitario desgrana con sutileza la publicidad sobre la vacuna que puede encontrarse en los centros públicos de salud y obtiene afiladas conclusiones, que no deberían pasar desapercibidas.

vph-32

Cuenta Herráez que un buen día llegó al centro médico en el que trabaja y vio un montón de folletos en recepción sobre los que le explicaron que los había dejado allí “alguien de un laboratorio”. Se trataba de un folleto color naranja expandible cuyo título era: “¿Has oído? El cáncer de cuello de útero se puede prevenir”. Y en un texto más pequeño: “Consúltalo con tu médico”. En él se veían dibujos de mujeres, una de ellas hablando con una niña “muy delgadita”. En la parte baja de la primera hoja ponía: Información importante sobre el cáncer de cuello de útero para niñas y jóvenes. Fundación MD Anderson Internacional, AEP [Asociación Española de Pediatría] y SEGO [Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia] (con los correspondientes logotipos)”.

El resto del folleto se dedicaba a hablar del cáncer de cuello de útero pero sin nombrarlo ni justificar lo que intentan promocionar. “Ya se encargarán, supongo, de promocionarlo entre todos los médicos de la AEP y SEGO”, escribía Herráez. “Lo lamentable –continuaba este médico- es que la principal intención de ese folleto es inducir el miedo. ¿Cómo? Pues con palabras del estilo de “La amenaza del…”, “Aunque las citologías periódicas pueden ayudar desgraciadamente mueren 40 mujeres al día en Europa…”, “Este virus se transmite muy fácilmente de una persona a otra”. Pero la que produce más vergüenza es esta: “Toda mujer que se infecte con el Virus del Papiloma Humano está en peligro de desarrollar este cáncer”. ¿Toda mujer? Basta leer en las fuentes médicas que la asociación entre la infección por el Virus del Papiloma Humano y el cáncer de cuello de útero es de carácter epidemiológico y se justifica por “criterios de causalidad”. Y lo que la gente corriente no entiende –ni al parecer muchos médicos- es que eso no significa que tal relación se haya probado científicamente. Por eso sólo puede considerarse a ese virus un mero “factor de riesgo” y no un factor “etiológico”. Ahora bien, un “factor de riesgo” sólo indica que el mismo puede ser causa del problema o coadyuvar a él… o no”.

vph-21

Lo que explica Javier Herráez es que un factor de riesgo no es una enfermedad. El negocio del miedo se basa en fabricar enfermedades, en asustar a la población hasta hacerla creer que está enferma. Y si no se consigue, al menos que se vacune “por si acaso”. Continúa este médico preocupado por la salud pública: “Lo singular es que en ese folleto –por no decir panfleto o pasquín- caen en su propia trampa cuando al intentar meter miedo dicen: “El 70% de hombres y mujeres entrará en contacto con el virus. Afortunadamente en el 90% de los casos el virus se elimina de forma natural”.

Es decir, que según ellos mismos sólo se infectaría un 10% del 70% de mujeres. Es decir, el 7% del total. Ahora bien, los datos oficiales indican que la tasa de incidencia en España del cáncer de cuello de útero es del 0,0072%. En otras palabras, lo sufren 7,2 de cada 100.000 mujeres. Resumiendo: dicen que de cada 100.000 personas en España entran “en contacto” con el virus 70.000 y que de ellas sólo el 10% resulta infectada porque no lo supera de forma natural. Es decir, se infectan 7.000 de cada 100.000 mujeres. Y como quiera que según sus propios datos la incidencia del cáncer de cuello de útero en nuestro país es del 0,0072 (o lo que es lo mismo, afecta a 7,2 de cada 100.000 mujeres) ello implica que sólo terminan padeciendo cáncer menos de una de cada mil infectadas. Tales son los datos oficiales. Y esa proporción de 1.000 a 1 es la que se alega para decir que existe un claro nexo de causalidad. ¡Alucinante! Me pregunto cómo con tan peregrina justificación hay médicos que se atreven a recomendar a los padres de miles de niñas que las vacunen”.

Llama la atención, como comenta el autor de la carta, que pese a ser un “panfleto” promocional de una vacuna no se cite en ningún momento el nombre de la misma. Lo lógico sería citarla hasta la saciedad pues en teoría es lo que se está vendiendo ¿no? Si el laboratorio no está vendiendo la vacuna ¿qué es lo que vende, qué pretende con ese mensaje publicitario?: “Al no mencionarse el nombre el laboratorio no puede ser denunciado. Lo que no está en cambio tan claro es que no puedan serlo los médicos que ingenuamente receten la vacuna si tiene efectos secundarios en sus pacientes infantiles”, argumenta Herráez.

El oncólogo concluye su escrito denunciando “otras dos mentiras más de ese papelillo con logotipos varios: la primera es que en él se dice textualmente que “a diferencia de muchos otros cánceres el cáncer de cuello de útero no es hereditario” cuando eso es falso ya que la inmensa mayoría de los cánceres no son hereditarios; la segunda es que el cáncer de cuello de útero “siempre está causado por el Virus del Papiloma Humano” cuando eso nadie lo ha demostrado jamás. Claro que por eso en este caso el laboratorio ni siquiera firma lo que reparte entre los médicos. Se cubre las espaldas. Y es que todo esto es puro negocio”. Javier Herráez no está solo en su crítica al negocio de la vacuna contra el cáncer de cuello de útero. Ni mucho menos.

Virus del Papiloma Humano: La vacuna del márketing del miedo

La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) comenzó hace meses su “traviesa” travesía por el sistema inmunológico de millones de niñas sanas en todo el mundo. En España, algunas comunidades autónomas se adelantaron al resto pero ya las demás están impulsándola. Y escribo impulsándola porque lo que más llama la atención es el celo con el que las administraciones públicas están promocionando Gardasil (Merck) y Cervarix (GlaxoSmithKline -GSK-), una de las mayores operaciones de márketing del miedo de la Historia desarrollada por dos de las mayores multinacionales farmacéuticas del globo terráqueo. Es difícil entender cómo un producto farmacológico que presenta tantas dudas e incógnitas como esta vacuna esté aplicándose a niñas de entre 11 y 14 años de edad para “prevenir” el cáncer de cuello de útero o cérvix.

Antes de entrar en detalles sobre cómo están consiguiendo Merck y GSK este éxito de ventas conviene recordar brevemente algunos de los puntos más discutibles del fármaco. Aunque parezca lo contrario, si nos atenemos a lo que está pregonándose, en España no hay epidemia de cáncer de cérvix. La infección del VPH es condición necesaria pero no suficiente para adquirir el cáncer de cérvix y además, en el 90% de los casos, la infección remite de manera espontánea. La mortalidad por este tipo de cáncer es baja con respecto a los más corrientes y se produce en torno a los 60 años de edad en personas que no solían hacerse revisiones. Su eficacia no se ha estudiado en niñas, sólo en adultas. No protege de todas las cepas cancerígenas del VPH, es preventiva pero no cura. Su precio es muy caro, más de 300 euros las tres dosis –en algunas comunidades 500-.

Por si fuera poco, como ha reportado la publicación Discovery DSalud en su nº109, en Estados Unidos han fallecido 18 niñas tras ser vacunadas y más de 18.000 han sufrido “efectos adversos”. Y es que bajo la presión del márketing del miedo, del terror a enfermar, están realizándose estos negocios basados en el interés de ciertas farmacéuticas por expandir una “cultura de la prevención” basada en productos farmacológicos. Consumir medicamentos sin estar enfermo. ¿Pero cómo están consiguiendo estas poderosas compañías que los gobiernos acepten su estrategia comercial e incluso en algunos casos intenten implantar de manera obligatoria en la población esta vacuna que comenzó -y en España sigue siendo- de administración voluntaria? A comienzos de febrero de 2007, el Estado norteamericano de Texas estuvo a punto de ser el primero en declarar obligatoria la vacunación con Gardasil en niñas de 11 y 12 años. La decisión fue adoptada por el gobernador del Estado, Rick Perry, pero la presión popular fue tal que hubo de retractarse. Resulta que Mike Toomey, el anterior jefe de Gabinete del gobernador Perry, trabajaba en tareas de lobby para Merck, fabricante de Gardasil. El Washington Post publicó un reportaje de Associated Press (AP) que afirmaba que la jefa de Gabinete del gobernador, Deirdre Delisi, celebró con el director de Asuntos Presupuestarios y tres miembros de su departamento, una “Reunión sobre la Vacuna del VPH para Niños”, según consta en la agenda de Delisi, a la que AP tuvo acceso. Ese mismo día, el comité de acción política de Merck donó 5.000 dólares para la campaña de Rick Perry.

En Canadá, el lobby de Merck se desarrolló a través de Ken Boessenkool, empleado de Hill and Knowlton, una compañía de relaciones públicas. Boessenkool fue asesor del primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, cuando era líder de la oposición. Además, Jason Grier, ayudante ejecutivo del ministro de Salud de Ontario, George Smitherman, hizo lobby para que Merck consiguiera que Ontario se sumara a la vacunación de niñas. Las distintas administraciones están tomándose la vacunación contra el VPH casi como una “cuestión de Estado”. El Gobierno catalán ha aprobado hace poco la “Resolución 301/VIII del Parlamento de Cataluña, sobre la orientación política general del Govern“. En materia de salud el Parlamento insta al Gobierno a continuar facilitando el acceso de los ciudadanos a los servicios sanitarios “para reducir las desigualdades” y junto a necesidades sanitarias elementales, como la reducción de los tiempos de espera para ser operado o la ampliación de la cobertura sanitaria pública a más personas -o la asistencia a personas con fibromialgia o Síndrome de Fatiga Crónica-, se incluye el acceso a la vacuna contra el VPH.

Por lo que podemos saber gracias a enfermeras que trabajan en el sistema sanitario catalán, sus responsables están desarrollando un sistema de objetivos para las enfermeras de Primaria que una vez cumplidos conllevan una gratificación de 2.000 euros anuales. Entre ellos está la vacunación contra el VPH. Algunas enfermeras se niegan a cumplir los objetivos de  Generalitat y están abriendo el debate sobre la falta de ética de los mismos en sus centros. Mientras, en otros lugares también ha comenzado a incluirse la vacuna en el calendario escolar. Así, el Gobierno extremeño ha adquirido 15.000 dosis a un precio de 1.560.000 euros. Entretanto, la publicidad agresiva de las compañías impulsoras de la vacuna continúa. Y en los centros de salud españoles los carteles promocionales llaman a la vacunación dándole a la misma un halo de obligatoriedad con promesas de una curación imposible: la absoluta mayoría de las vacunadas están sanas y la vacuna no elimina las células alteradas.

Esta campaña de márketing va a dar mucho que hablar. Según Discovery DSaud ya se han presentado las primeras demandas contra los laboratorios. Y las oficinas de GSK en Holanda han sido investigadas por supuestas prácticas fraudulentas en la promoción de la vacuna contra el VPH. Se habla incluso de retirarla del mercado.

Como alternativas para los padres y madres preocupados por la salud de sus hijas, numerosos profesionales sanitarios contrarios a la medicalización de la sociedad y en concreto de la infancia, proponen el acceso a citologías de cribado para las mujeres. Difundir información sobre sexualidad segura y crear centros para ello y talleres para evitar que procesos fisiológicos naturales sean convertidos en enfermedades y medicalizados. La medicina preventiva debería consistir en una buena higiene, un estilo de vida sano y en la honesta identificación de factores de riesgo para evitar la enfermedad o retrasar su aparición. Los objetivos de estas prácticas deberían de ser evitar en la medida de lo posible la aplicación de fármacos, que casi siempre conllevan efectos secundarios dañinos. La tendencia actual es que los laboratorios están aprovechando la cultura de la prevención para que ésta desemboque en la receta. Existen profesionales sanitarios que piden una moratoria en la expansión de esta vacuna.

Más info en Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad

Inglés *English version