50 organizaciones unidas contra la contaminación electromagnética: la prensa lo obvia

Existen muchas, muchísimas organizaciones que luchan, casi bajo cada antena de telefonía móvil, contra la contaminación electromagnética que estas generan (no sólo estas, también los propios teléfonos móviles, el WiFi y demás tecnologías inalámbricas, el cableado eléctrico, los electrodomésticos, etc). Hacía falta que se unieran y emprendieran acciones conjuntas. Es urgente denunciar e intentar poner coto al aumento exponencial que vivimos en los últimos años de este tipo de polución que no por ser invisible e inodora deja de ser muy peligrosa para nuestra salud. Dos decenas de personas en representación de más de 50 organizaciones de todo el Estado han acudido al Ministerio de Industria para hacer entrega de una carta solicitando una reunión con el ministro Miguel Sebastián.

sebastian

Esta es la buena noticia: por fin la multitud de colectivos que están trabajando en este asunto estrechan lazos. La no noticia es que pese a que se envió una nota de prensa a la cita no acudió ningún medio de comunicación, algo que no debe sorprender a los organizadores de la convocatoria dado que en crisis (financiera y ética) los editores no están dispuestos a perder los ingentes beneficios que está produciendo la industria de la contaminación electromagnética en concepto de publicidad. Veremos qué trato les ofrece Sebastián-una-de cal-otra-de-arena. Ni qué decir tiene que si emplea su tiempo en anunciar planes realizados con dinero público para allanarle el camino a la industria en su expansión de antenas en foros convocados por la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones de España (AETIC) -el “lobby feroz” de estas compañías-, también lo tendrá para atender a los ciudadanos.

Uno de los puntos fundamentales que quieren debatir estas asociaciones con Miguel Sebastián es la aplicación del principio de precaución y que modifique el Real Decreto 1066/2001 rebajando los límites de potencia hasta niveles que protejan la salud, en cumplimiento de la normativa europea.